Cuando tienes la oportunidad de dirigirte a muchas personas para transmitir un mensaje, es importante antes que nada ser claro y hablar desde el corazón, aunque hoy nuestro corazón esta roto, sumido en la impotencia de darnos cuenta de lo vulnerables que somos y en el peligro en el que nos encontramos.

 

Esto ya no se trata de un movimiento feminista y mucho menos neoliberal, se trata de que no solo alcemos la voz, se trata de unión, de que hombres y mujeres nos unamos como país, como ciudadanos por el bien, ya no es un grupo de mujeres rayando paredes o rompiendo cristales, es un país enojado, frustrado y que se siente amenazado. Ya son demasiadas perdidas, demasiadas tragedias y nos lleva a cuestionarnos ¿qué esta pasando con nuestra sociedad? ¿porque tanto odio? ¿por que tanto horror? es cada día mas frustrante ver las noticias y enterarnos de lo que ocurre y lejos de sentirnos esperanzados, nos invade la angustia.

 

Hace unos días mientras leía todo lo que acontecía con la reciente muerte de Fatima, una niña de 7 años, empece a ver a mi alrededor y comencé pensar en lo que deseo para mi país y mi gente, leía comentarios en Facebook, la indignación de todos en redes sociales y mi corazón derrepente tenia necesidad de sentir amor y no odio y coraje, decidí cambiar mi perspectiva y no bajarme al nivel de esos delincuentes que están acabando con vidas inocentes. Creo que el amor es una fuerza que nos debe de unir, el amor por nuestra familia, el amor por nuestro país, el amor por el prójimo. Me queda claro que todo aquel que llena su corazón de odio es el que jala el gatillo o el que viola, yo no pienso dejar que sentimientos negativos me gane.

 

Y empece a cantar una canción de Palito Ortega que dice “Yo tengo fe, …que todo cambiara” y realmente sentí en mi corazón la necesidad de dar un mensaje positivo, que esta unión que esta naciendo entre nosotros prevalezca no solo hoy ante los tristes hechos, que continué de hoy en adelante y que sea el amor por nuestro país, y no el hartazgo lo que nos haga continuar luchando por un país mejor, por rescatar valores, por formar buenos ciudadanos, por dar un buen ejemplo y sumarnos a causas, para yo no dividirnos. Hoy estamos unidos por Fatima, por Ingrid por todas esas niñas y mujeres víctimas de la violencia, y continuaremos así, y seguiremos adelante, hoy veo una respuesta y continuare viendo esperanza porque este país esta hecho de gente buena, de gente trabajadora y de gente justa. No perdamos la fe en nosotros mismos, no perdamos la fe en nuestro país, yo tengo fe, fe en todos nosotros.

 

#NiUnaMas