Por: Ivonne Olimón

¡Celebremos la solidaridad de las mujeres!

Ama la vida y ámate como ese centro de creación y símbolo del amor. Jamás olvides que sin ti la vida no sería posible… Eres y serás, mujer, el ser que todo multiplica y lo embellece.

Hoy haz algo por otra mujer, un acto de amabilidad y/o servicio que multiplique el sentido de comunidad y seguridad. Este movimiento es una muestra de solidaridad y hay que multiplicarla en la vida diaria, eso es tarea de todos.

¿Sabías que uno de los tres factores que alargan la vida de otros es la compañia y amor de una mujer? No me sorprende nada encontrarme con este dato, me queda claro que la grandeza y capacidad de dar a otro que tenemos las mujeres es un privilegio del que gozamos muchos. La mujer es el emblema de la entrega en esta vida.

Cuida de ti y de todas las mujeres en tu círculo. Recuerda lo especial que eres mujer y no aceptes que te den menos de todo lo que mereces. Con tu ejemplo y congruencia les enseñamos también a los hombres a cuidarnos y amarnos; a respetarnos mutuamente.

Todos merecemos una vida digna y segura; eduquemos a nuestros hijos a luchar por un mejor mañana sin conformarse con lo que “siempre ha sido”, la verdadera transformación proviene de los valores. ¡Tú, como todos, eres una fuerza de cambio y posibilidades! Usa tu voz y ejemplo para hacer el bien.

Busquemos cambiar la idiosincrasia del país regresando el valor de la igualdad para todo mexicano; que sea una idea que se siembre en el corazón de todos de manera que la lucha por la justicia y equidad nos mueva en sinergia hacia la misma dirección.