Sin duda la Ciudad de México nos ofrece grandes oportunidades para teatro y aprovechando los días de vacaciones me lancé a ver “Perfectos Desconocidos” y fue una gran sorpresa.

Fui al Nuevo Teatro Libanés, que me sorprendió con su remodelación y buen servicio, es un gran espacio para buenas obras. No solamente por su ubicación, sino por los asientos, su dimensión y la acústica. Hay varias buenas opciones de estacionamiento alrededor y también hay valet parking.

Igual que como muchos de ustedes, ya había yo visto la película, es más, vi la versión española y la mexicana, así que yo pensé que iba a ver lo mismo, pero dispuesta a dejarme sorprender.

En primer lugar, en mi opinión, el teatro siempre supera al cine. Si bien el cine tiene un ritmo intenso y los espacios son más amplios, el teatro siempre me ofrece más profundidad y más conexión con la historia y los personajes.

La trama está basada en lo que yo ya había visto en cine: esa reunión de amigos que deciden “jugar” dejando sus celulares al centro para leer juntos lo que fuera llegando durante la cena.

Hay que tomar en cuenta que muchos de estos personajes, al igual que todos nosotros llegaron a la cena con sus problemas, conflictos e historias personales y estaban dispuestos a disfrutar de un buen momento entre amigos.

Pero la sorpresa fue encontrarse con lo riesgoso de abrir su “intimidad” guardada en el celular e ir descubriendo secretos fuertes que cambiaron la dinámica entre ellos.

Como comenté, a pesar de tener yo de referencia las dos películas, me encontré con una adaptación fresca y ágil que la hizo muy divertida. Iba yo de la risa esa en la que uno coincide o conecta con lo que está pasando a esa reflexión sobre la vulnerabilidad de sentirnos expuestos. Interesante esa sensación en la que sentimos que “no tenemos secretos en el celular” pero que en realidad un pequeño aparato puede revelar una o más vidas que está viviendo una sola persona.

El elenco me sorprendió también, cuenta con actores experimentados como Tiaré Scanda, Ludwika Paleta, Alejandro de la Madrid y Michelle Brown acompañados de algunos más jóvenes y frescos que vienen con mucha fuerza y talento como Marcela Guirado y Luis Arrieta. Juan Carlos Vives también sorprende. El ensamble final es de mucha calidad y va en concordancia con la historia.

Sin duda es una gran experiencia para disfrutar en familia y el tema da para luego hablar sobre lo perfectamente conocido o desconocido de las relaciones humanas.

-R,

#reginatelocuentamejor