Este será un cumple muy diferente para quien por años fue el príncipe más cool: aunque ya formó su propia familia y es bueno verlo así, también está alejado de su papá, su hermano y su poderosa abuela.  

Por años, Harry fue mi royal favorito y el de muchísimas personas más en todo el mundo y no solo en su natal Inglaterra. En apariencia divertido, simpático, desparpajado, y en los últimos años serio pero sin perder su chispa. En suma, un hombre súper cool.

También por años lo vimos siendo el eterno compañero de su querido y único hermano, William, y de la esposa de este, Kate, con quienes formaba un buen equipo. Al menos eso dejaban ver los tres en sus apariciones públicas.

Harry había tenido novias, Chelsy Davy y Cressida Bonas, a quienes invitó a su boda en 2018, pero desde 2004 que terminó con esta última no le conocimos otro noviazgo y así fue que se formó el team William-Kate-Harry. 

Lee también: Agosto, ¿el mes que revelará la verdad sobre Meghan y Harry?

Hasta 2016 volvimos a verlo formalmente acompañado por una chica. Meghan Markle había llegado a su vida y el día que se casó con ella me dio mucho gusto ver una especie de final-inicio feliz para el pequeño que vimos tan triste en el funeral de su mamá, el que se unió tanto a su hermano, el que vivió épocas de escándalos y que de nuevo se unió a William en su vida adulta para caernos todavía mejor.

Fue un momento memorable el de su boda, aunque a muchos no nos encantara Meghan; pero como si Harry fuera de nuestra familia, sentimos que no importaba nada, que si el adorable príncipe pelirrojo la había elegido como esposa era la mejor para él y eso nos debía hacer felices. Y en mi caso así fue.

Al poco tiempo empezaron los rumores de algunos roces entre Meghan y Kate, y aunque se han desmentido y seguramente la mayoría era solo chismes, muy pronto se nos acabó el gusto de ver juntos a los pretendidos Fab Four de la monarquía británica. 

De nuevo, eso tampoco importó, pues aunque Harry estuvo muy unido a su hermano y a su cuñada durante su soltería, era normal que él buscara su propio espacio con su esposa. Los Sussex marcaban su distancia pero no se tomó a mal.

Luego nació el hermoso Archie. Y también fue encantador verlo convertido en padre, era el 6 de mayo de 2019. Yo pensaba que justo así le hubiera gustado verlo a lady Di. 

Todo parecía ideal. Además, se dijo que desde el inicio la reina Isabel II, la abuela de Harry, había acogido perfectamente a Meghan junto con el resto de la familia real. Imaginamos que la vida de los Sussex seguiría su curso royal normal porque, además se habían convertido en un súper activo para la casa real inglesa, pues a pesar de las críticas que recibía Meghan (la mayoría absurdas por racistas y clasistas), tanto ella como Harry eran queridos por mucha gente dentro y fuera de Reino Unido.

Lee también: Lo que revela el certificado de nacimiento de Archie, hijo de Meghan y Harry 

No cabía duda de que la simpatía y el carisma de él (similar al de su mamá) habían sido clave para que su esposa fuera aceptada. El rol en contra del racismo y a favor del feminismo que ella adoptó completaron el cuadro de una pareja royal muy apreciada. 

Es cierto que por muy populares que fueran, los Sussex siempre estarían en segundo plano porque el heredero al trono inglés es William, pero también es verdad que a los royals que no se ceñirán la corona se les educa para aceptar su papel y apoyar al heredero. Hay casos como los de la princesa Margarita o, peor, el del príncipe Andrés que no acaban de aceptar esto, sin embargo al final se alinean, como sea.

¿Pasó algo similar con Harry? Eso es lo que muchos nos preguntamos.

Un giro total

Este cuento ideal del príncipe de corazones terminó en enero de este año, cuando Harry y Meghan anunciaron que dejarían de ser parte de los royals de “primera línea”, como se les llama. Es decir, se separarían de sus obligaciones reales y por tanto de recibir un sueldo (proveniente del erario británico) para buscarse ellos mismos su propio sustento. Para ello crearían una fundación de beneficencia.

Lee también: ¿Harry está detrás del Megxit?

También informaron que dejarían Reino Unido; lo que deseaban era dejar de ser foco mediático y que Archie tuviera una infancia lo más normal posible. Aunque querían seguir usando su título como duques de Sussex , que previamente habían registrado como Royal Sussex, pero esto fue algo que la reina solucionó pronto: sin quitarles el título les prohibió usar la palabra royal. 

Desde el inicio vi todo esto desde dos perspectivas, ambas contradictorias. Se entendía el derecho de Harry de hacer su propio camino, de hacer su vida con su familia como cualquier otro hombre y en su caso sin las restricciones y protocolos de la monarquía. 

También es comprensible y válido su deseo de alejar a su hijo y su esposa (sumamente atacada por los medios británicos, principalmente) del foco público y sobre todo de los paparazzi. Basta recordar la vida de su mamá como royal y la de él mismo, cuando su vida privada fue difundida para volverla un escándalo (recordemos la vez que lo fotografiaron desnudo en una fiesta, por ejemplo). 

La otra perspectiva era la influencia de Meghan en su esposo, algo que también sucede en las parejas pero que en este caso permitía a ella volver a ser una figura pública como famosa y por tanto tener la posibilidad de regresar al espectáculo de alguna manera. Además de que querían separarse de familia y deberes reales pero usando su título para hacerse de sus propios recursos. ¿Pues no que querían independencia?

Lee también: MEGXIT

Y así, desde el inicio, Harry empezó a contradecirse; ella no porque al final está acostumbrada a hacerse notar y no en un sentido negativo sino por ser actriz y porque hacía cierto activismo antes de conocer a su esposo; y en pro de buenas causas, me parece que está bien que aproveche su condición de esposa de alguien como Harry.

 Aun así, estas alturas la lista de contradicciones ya es larga: 

– Se deslindaron del libro Finding Freedoom aunque al inicio se dijo que habían colaborado. El punto es que se supone que las fuentes son amigos cercanos a ellos.

– Dicen que quieren alejarse del escrutinio de la gente pero dejaron Canadá para instalarse en una residencia a solo dos horas de Hollywood.

– Buscan privacidad total para Archie pero su fundación se llama Archwell, en su honor,  y se registró como marca lo que, obviamente, les generará dinero.

– Pagaron al fin su deuda con el erario británico por la remodelación de su casa en Reino Unido gracias al contrato que hicieron con Netflix, se dice que fue por 150 millones de dólares.

– Firmaron con la exclusiva agencia Harry Walker para que los represente por asistir a eventos y dar conferencias virtuales que se rumora que costarán un millón de dólares. 

– El punto con ambas empresas es que si ellos no fueran parientes directos de Isabel II quién sabe si los hubieran contratado para producir y “crear contenido que informe y también dé esperanza” (con Netflix) así como dar conferencias motivacionales (con Walker).

Más allá de ya no ser miembro activo de la familia real, en los hechos Harry ya no es parte de su primera familia, al menos por ahora, pues entre pandemias y libros que hablan mal de ellos (léase Finding Freedom) hay un alejamiento evidente. 

Lee también: Finding Freedom

Lo peor de todo es que ni siquiera, hasta donde se sabe, tenía problemas graves o irreconciliables con Carlos (que se ofreció a entregar en el altar a Meghan), la reina y, sobre todo, con William, el hermano con el que vivió el dolor de perder a su mamá siendo niños y quien fue su compañero de años.

De  nuevo, entiendo (y creo que mucha gente igual) que no es regla vivir pegados a nuestra familia nuclear al casarnos y también que con quien hay que estar es con la pareja, la esposa o el esposo porque eso anhelamos.

Tampoco estoy en contra de que las personas busquen cambiar su vida para bien si no están a gusto con ella, ni que se busque dejar las prebendas que te da tu país y te ganes la vida por ti mismo. Menos que quieras tener una vida realmente privada luego de que tu mamá murió siendo perseguida por la prensa.

Sin embargo, Harry no ha sido totalmente congruente con su manejo de lo público y lo privado; ni en la forma de buscar sus propios recursos pero apelando a haber sido miembro del primer círculo de una casa real, algo a lo que renunció.

Seguramente hoy las redes sociales de toda la familia real publicarán felicitaciones para él, y es muy probable que su papá lo llame, quizá también su hermano y su abuela. Pero la ruptura abrupta e inesperada de Harry con ellos como familia real y todo lo que ha sucedido de enero a hoy hará de este cumpleaños de Harry algo muy diferente aunque esté con Meghan y su bebé, sus grandes amores.

#ReginaTeLoCuentaMejor