Seguramente se te hará lógico este título pero ya que empiece a explicarte un poco más, entenderás la importancia tú vida de hacer esto y tendrás que ponerlo en práctica así como yo lo he hecho.

¿Cuántas veces has dejado de hacer cosas por alguien más?
¿Cuántas veces has hecho cosas por alguien más?

Todos lo hemos hecho no una, sino miles de veces, estoy segura. Porque si tienes un corazón noble esta en tu ADN ser buena persona e intentar complacer a los demás, porque seguramente eso te hace feliz. Muchas de las personas que me rodean así funcionan, mi mamá se desvive por mis hermanas y por mí, desde que somos chicas hace cosas por vernos felices. Y mi novio, Mau, también. Y yo también lo hago, pero, ¿hasta dónde es sano hacerlo?

Yo me di cuenta en mi trabajo con mi terapeuta, cuando le contaba que no me gustaba irme de viaje porque no quería dejar a mi mamá y mis hermanas solas, cuando le decía que aunque no quisiera, hacía cosas por los demás para hacerlos felices y la única que acababa de malas era yo.

Lee también: El poder de decir no

O cuándo mis emociones dependían de las de otros. Por ejemplo: si mis hermanas tenían un problema parecía que era yo la que lo estaba viviendo, y hacía TODO por intentarlo a resolver. Pero la vida no es así, todos viviríamos mortificados por los problemas de los demás.

Cuando una persona cercana a mi decidió irse, dejar TODO y así desaparecer de la nada, yo vivía preocupada pensando: ¿qué comerá?, ¿cómo dormirá?, ¿estará bien?, seguro necesita comida… y la realidad es que esa persona había tomado la decisión de irse, entonces, era su responsabilidad hacerse cargo de su vida, NO LA MIA. ¿Por qué yo tenía que dejar de dormir?, ¿O pensar en el futuro de las personas que había dejado “desamparadas”? … no vale la pena.

NO PODEMOS VIVIR LA VIDA DE LOS DEMÁS

Todas las personas tienen problemas y es responsabilidad de cada quién decidir cómo quiere vivirlos. Si con sufrimiento, felicidad, intensidad o cómo sea, pero nadie tiene que salir embarrado por nadie. Así que no tenemos porque cargar con los problemas de nuestros papás, hermanos, amigos o familiares.

Lo que podemos hacer es mostrar nuestro apoyo, escucharlos y tratar de entenderlos pero no de resolver sus problemas, porque eso es problema de ellos y de sus vidas, no de la tuya.

Justo en mi terapia entendí que no me la puedo pasar pensando en que se van a enojar conmigo porque no me quede en mi casa y entonces correr todo el tiempo de todos los lugares…¡NO! Eso ni siquiera me deja estar presente.

Es tan importante ponernos a nosotros mismos primero y esto no quiere decir que seamos egoístas, si no que tenemos amor propio. Así que adiós a los problemas de los demás, bye a sentirme responsable de las decisiones de mis superiores, no voy a vivir sus vidas, estoy viviendo la mía.

@fercabello
#ReginaTeLoCuentaMejor