Existen diferentes tipos de mascarillas y existen siempre dudas acerca de la protección que ofrecen, así que vamos a verlas una por una a continuación:

 

  1. Las mascarillas más vendidas son las higiénicas o quirúrgicas y son desechables.

No protegen del contagio pero si van a limitar su propagación.

  1. Las mascarillas filtrantes. Existen diferentes tipos:

  • Con válvula o filtro.

A.1. FFP1 Con válvula de filtración: 78% de eficacia de filtración mínima, 22% de fuga hacia el exterior. Si protege te contagio pero no evita la propagación del contagio, ya que el aire exhalado sale al ambiente sin pasar por el pequeño filtro.

 

A.2. FFP2 Con válvula de filtración: 92% de eficacia de filtración mínima, 8% de fuga hacia el exterior. Si protege del contagio pero no evita la propagación del contagio, ya que el aire exhalado sale al ambiente sin pasar por el pequeño filtro.

 

A.3. FFP3 Con válvula de filtración.  98% de eficacia de filtración mínima, 2% de fuga hacia el exterior. Si protege del contagio pero no evita la propagación del contagio.

Las mascarillas reutilizables tienen marcado una R.

Las mascarillas no reutilizables tienen marcado NR.

 

  • Sin válvula o filtro. Para no contagiarte y no contagiar a otras personas.

B.1. N95 Filtra el 95%.  No tiene válvula de exhalación. Protege a quién la utiliza de contagiarse y evita que las personas de su alrededor se contagien.

 

B.2. FFP1 Sin válvula de filtración. 78% de eficacia de filtración. Esta no evita que te contagies pero si limita la propagación del contagio. Son desechables.

B.3. FFP2 Sin válvula de filtración. 92% de eficacia de filtración. Protege a quién la utiliza de contagiarse y evita que las personas de su alrededor se contagien. Son desechables.

B.4. FFP3 Sin válvula de filtración. 98% de eficacia de filtración. Protege a quién la utiliza de contagiarse y evita que las personas de su alrededor se contagien. Son desechables.

 

MÉTODOS PARA DESINFECTAR LAS MASCARILLAS N95 O FFP2/3 REUTILIZABLES.

Los científicos de la Universidad de Stanford advierten de que se trata de consejos para una situación extraordinaria porque no respaldan al 100% ninguno de los métodos estudiados debido a que no ha sido posible determinar si mantienen completamente la capacidad de filtración después de desinfectarlas.

 

Existen dos métodos  recomendados:

  1. Meter la mascarilla N95 en el horno a 75 grados durante 30 minutos. No usar microondas.
  2. Calentarla al vapor sobre agua hirviendo durante 10 minutos.

Es posible que la mascarilla pueda quedar deformada, no ajustando y protegiendo igual.

No deben desinfectarse con soluciones de alcohol o cloro porque pueden dañar las fibras filtrantes o retener gases dañinos.

 

Por: Gabriela Del Fuego Colinas

#ReginaTeLoCuentaMejor