¿Cuántas veces nos han dicho “Tu cuerpo es tu santuario”? Tal vez ya lo tomemos por sentado, pero no debemos abandonar la idea de que nosotros somos ese templo en el que se manifiesta algo divino todos los días, al que hay que cuidar y venerar. Es la guía y el refugio en el que podemos depender para conocer la verdadera fuente de nuestra felicidad.

Probablemente con el acelere de nuestras vidas (aún en cuarentena) nos pasemos por alto las señales que nos envía nuestro santuario para que cuidemos de él. Pero si buscamos mejorar nuestro amor propio, el atender a ese universo interno es un gran primer paso. “Es tan importante y necesario en este tiempo tomar el cargo y al responsabilidad de nuestro amor propio porque es muy fácil dejarte llevar por las narrativas negativas, de desamor y miedo que hay”, aseguró Karina Velasco en el Live “Crea tu santuario en ti” que Gaby Serna, fundadora de The Source Summit, tuvo con ella para inaugurar la semana del cultivo de la autoestima para mejorar nuestra salud mental.

Lee también: KATY PERRY HABLA DE SU SALUD MENTAL

¿Cómo crear (o revivir) ese santuario?

“La integración es la palabra clave”, asegura la Máster Coach de consciencia erótica y co-creadora de Yorgasmic. “Vivir en plenitud es estar atenta de los diferentes aspectos de tu ser y cuidarlos de la misma forma”, confirmó.
Y dio el ejemplo que sería igual a tener tres hijos, ¡los tendrías que atender igual!. “El crear este santuario debería ser desde una perspectiva más amplia…ver ‘qué sucede en todo mi ser’ y tomar las acciones necesarias para crear un ambiente propicio para sacar tu potencial y te sientas bien. Si me siento con ganas es factible el tener una presencia más tranquila y pueda entrar en servicio de 
los demás”, nos cuenta.

Así que de les dejamos aquí unos cuantos valores destacables para que ustedes también lo puedan implementar:

1. Ritual de autocuidado
“El ritual es convertir un momento ordinario en un momento extraordinario o sagrado. Más allá de conectar con una divinidad es darle consciencia esa energía y enfocarla en cierto aspecto que me va a funcionar de cierta forma”, explica Karina.
Y así como para mí puede ser una rutina de cuidado de la piel en la mañana y para nuestra invitada es darle a su cuerpo agua con un poco de limón al despertar, para ti puede ser otra cosa. Algunas otras ideas de la rutina matutina de Karina, “Me siento en un lugar a contemplar y me conecto con mi sueño y anoto la información que me dio sobre dónde estoy en ese momento”.

2. Hacer ejercicio 

Esto también forma parte de la rutina mañanera de Karina, pero le quisimos dar un espacio especial porque nos cuenta que es algo que le da un “hit de dopamina”, nos confiesa. Si no le da tiempo de hacer su work out funcional, hace un poco de ejercicio en su casa o va a caminar a las montañas o a la playa. El punto es mover su corazón y el ejercicio cardiovascular.

3. Establecer horarios laborales y de redes sociales 
Karina se da dos-tres horas para ver su teléfono después de hacer su ritual mañanero y a las 7 p.m. se desconecta por completo para darle atención a las cosas que le dan placer. “Un sauna, un baño de tina, una meditación, yoga, un ritual de agradecimiento” y se dé esa oportunidad de “abrazar mis regalos internos”, nos cuenta en el Live.

Pero lo que nos pareció muy sano e innovador fue que también establece una hora en medio de su día para tomarse un break. En el que pinta, lee, o está cerca de la naturaleza.

4. Cultivar tus recursos internos
Karina nos expone que no todas las mañanas tenemos el mismo estado de ánimo y nuestras rutinas deben seguir esa pauta. Por lo que es tan importante llenarte de herramientas que puedas utilizar para contrarrestar, o maximizar, esa emoción. “Yo ya tengo mi estuche de colores y hoy necesito el amarillo y mañana despierto y necesito el verde o el morado y tengo herramientas a mi disposición para apoyarme y alinearme y encontrar mi centro ese día”.

5. Conviértete en un explorador
“El autodescobrimiento y la autorealización es una experiencia. Si yo no trato algo nuevo, si no le doy la oportunidad a mi mente y a mi cuerpo de abrirse a una nueva experiencia o herramienta, no la exploro y no sé cómo se siente en mí, ¿cómo voy a saber qué necesito?”, asegura.

Así como lo aconseja Karina, para realmente escuchar lo que necesita tu cuerpo primero te tienes que aventurarte y buscar diferente métodos para poder integrar a tu santuario lo que necesita. “Las emociones, la energía y la sexualidad…todas te regalan ciertas cosas y solo la experiencia te da el autoconocimiento… Se les dice buscadores espirituales, pero son buscadores de la autorealización”, confiesa.

“Queremos ser ricos”, asegura Karina, pero no se refiere exactamente lo que estamos pensando. Explica que la riqueza es lo que aprendes con cada experiencia que vas recogiendo y cómo vas refinando ese conocimiento. “No te tienes que casar con un linaje, eso es bastante arcaico y ancestral. Los frenos que tenemos son esas narrativas”.

6. Mueve tu energía sexual
Para entender su nuevo libro: “El futuro del sexo” , Karina explica que en la sexualidad encuentras “una forma de alimentar tu santuario y nutrir tu ser en todos los niveles. La energía sexual es la energía de la vida y de la creación y si no estoy en contacto con esta energía no estoy abrazando mi plenitud”, explica y continúa “Necesitamos activar esta energía de fuego y moverlo por los diferentes órganos para que funcionen apropiadamente”.

Y así podamos crear una relación íntima con nosotros mismos y podamos crear ese oasis interno…. “Si están en placer, disfrutas y quieres estar en tu santuario”, asegura.

También confiesa que al conectarnos fisiológicamente activa nuestros neurotransmisores de bienestar y balancea nuestras neuronas. Y así nuestra tendencia de pensamiento empieza a cambiar porque conectamos en gratitud de nuestros regalos y no de lo que nos falta. “Parte de la salud mental se cultiva con esta energía y cuidar el ambiente propio para que mi mente pueda cambiar el pensamiento”, reconoce.

7. Invierte en ti y toma acción

“Si quieres disfrutar un pastel, primero tienes que comprar los ingredientes, después hacerlo y al último lo saboreas”, explica Karina. También nos confiesa que a lo largo de sus 30 años de experiencia en el mundo del bienestar hoy puede hacer un abanico de técnicas que ha aprendido y perfeccionando con el tiempo y así nos recomienda que hagamos nosotros.

 

View this post on Instagram

 

Crea tu propio santuario con Kari Velasco

A post shared by The Source Summit (@thesourcesummit) on

 

#ReginaTeLoCuentaMejor