A Mary Kate Olsen le fue denegada su petición d Divorcio de Emergencia por la situación que se vive en la pandemia. Sin duda, ha estado muy consternada de que todo el problema se haya hecho público, pues por eso mismo, sus papeles de divorcio no pudieron permanecer sellados.

Por ahora, se encuentra junto con su gemela Ashley, están en una casa rentada en Los Hamptons, en las afueras de Nueva York. En esta casa están pagando una renta aproximada de 325.000 USD. Y la rentaron por todo el verano, esto quiere decir que quizá hasta finales de agosto sigan ahí.

El departamento que compartía con su aún esposo, Olivier Sarkozy, permanece intacto con las cosas de ambos y sin que ninguno de los dos lo habite. Sarkozy pidió a la corte permiso para retirar sus pertenencias de ahí y le fue negado por la situación de la ciudad. Mientras tanto, él se está quedando en Nueva York con familiares.

Por otro lado, han salido a la luz detalles que pudieron ser detonantes en la separación de la pareja a menos de 5 años de casados. Al principio de la relación, a Mary Kate la idea de tener hijos no la ilusionaba mucho… tenía 25 años y le encantaba estar de fiesta igual que a Olivier. El por su parte, ya tenía 2 hijos y nunca entró en sus planes tener mas.

Lee también: ¿Por qué Mary Kate solicita divorcio de emergencia?

Pasaron los años y a Mary Kate le fue pareciendo importante tener un hijo, hecho que, según nuestras fuentes, no sentó nada bien con Sarkozy. Por otro lado, él adora socializar, salir y andar de fiesta. A ella, a estas alturas le gustan más las reuniones con sus amigos cercanos y de poca gente. Ese tema también Los fue separando, pues según dicen, él empezó a salir solo y llegar en la madrugada a casa.

Además, Mary Kate tiene como prioridad su empresa de moda que lleva, junto con Ashley, las marcas The Row y Elizabeth And James. No está en casa cocinando y dedicada a cuidar a su marido como Sarkozy quería.

Todo esto fue desgastando la relación y por lo visto él no lo tomó nada bien. De ahí a que haya dejado de pagar el alquiler de casi $30.000 us del Pent House en Gramercy Park que compartían y sin decírselo a Olsen.

Lee también: ¿Qué sabemos del divorcio de Mary Kate Olsen?

Los amigos de la pareja temen que este tema llegue a ponerse aún más feo entre ambos y que salgan al aire detalles de su vida en común que ninguno de los dos quiere ventilar.
Por lo pronto dicen que Olsen está tranquila y tratando de seguir con su vida, no solo con esto sino en medio de la pandemia. Sería una pena que las cosas se compliquen aún mas; sobre todo para Mary Kate que es muy vigilante de su vida privada.

Ojalá se resuelva esto civilizadamente.

-R,
#reginatelocuentamejor