Tenemos suficiente información para saber que es necesario cuidarnos en casa y tomarnos estos días como una comunidad global para sanarnos y frenar el contagio en la manera en que nos sea posible. La salud es responsabilidad de todos.

Es también nuestro deber mantener la calma y alimentarnos de pensamientos de paz y cuidar el uso de la palabra para inspirar fé y debilitar el miedo que ha corrido por nuestras calles.

El miedo no ayuda, el mantenernos informados si. Así que hablen en familia de las precauciones que hay que tomar y el higiene necesario en estos días sin caer en el pánico ni en los pensamientos de escacés; alimentemos la fé y hagamos buen uso de este tiempo en casa y en familia.

Aprovechemos para conversar, jugar juegos de mesa, crear arte, leer, gozar una buena película juntos, construir torres y castillos de cojines, bailar, comer saludable y generar salud en nuestro hogar.

Tú decides como pasar los días, regresa a tu equilibrio.

El sistema inmunológico se fortalece en un ambiente armonioso. Reza por nuestro mundo y medita para mantener la paz. Cree en la posibilidad de que cada quien permanezca en su casa y se frene el contagio.

¡Haz tu parte!!

Ivonne Olimón