¿Qué pasa con nuestros hijos en este tiempo de encierro?

Basta de decir que nuestros niños y jóvenes se están perdiendo de algo… por todos lados oigo y leo: pobres les tocó un mundo fatal, pobres les tocó este encierro, pobres no salen, no ven a sus amigos, en algún momento (muy corto) llegué a creerme esa idea, pues ya ven que a veces si uno no está a las vivas se acaba creyendo lo que dicen los demás y se te olvida lo que tú crees realmente.

¿Por qué sabes algo?

Como ves la vida, de esa misma manera la vives y viviéndola desde ese ángulo definitivamente nuestros hijos si estarán perdiendo en lugar de encontrando.

Es tiempo de encontrar, eso precisamente que no se ve a simple vista, ese tesoro que está tan cerca y frente a nosotros que se ha hecho invisible por lo mismo, por lo simple y ordinario que no llama nuestra atención y creemos que la vida o la plenitud está afuera.

Y peor aún es que esa idea la heredamos a nuestros hijos y saben que ?
Eso, justamente eso, el mundo ya no lo necesita, este mundo, este tiempo necesita con urgencia seres humanos libres, conectados a su espíritu, conectados a la belleza simple, sin trucos y sin filtros.
Enseñémosles ya a vivir sin necesidad de likes, ni de followers, la sociedad no necesita que la aspiración de los jóvenes sea ser el top tik toker, you tuber o influencer … influencer de que?!

Lee también: 5 COSAS QUE DEBES DE HACER POR LA MAÑANA Y EN LA NOCHE

Es urgente que formemos chavos llenos de contenido, chavos capaces de reflexionar, de investigar y discernir para que así sean capaces de utilizar los medios digitales como herramientas para influenciar con ideas brillantes y propositivas, ideas geniales, llenas de humanidad y de alegría real no fabricada.

Basta de creer y hacerles creer que la vida es solo vivir afuera con gente, afuera en eventos, afuera con amigos… afuera, afuera.

No se pierdan el documental de Netflix The Social Dilemma, véanlo con sus hijos, por favor los pubertos lo tienen que ver. Démosles información valiosa, sustanciosa, que eso les ayudará a tomar mejores decisiones para vivir sana y plenamente.

Encontremos nosotros el balance para ayudarles a balancearse a ellos mismos, descubran con ellos la belleza de una vida ordinaria que lo extraordinario llega por sí solo.

Vivamos estos tiempos encontrando tesoros, que de otra manera jamás nos hubiéramos imaginado que existían. Ellos no se están perdiendo de nada, ayúdenles a encontrar ese regalo especial para ellos que solo en estos momentos puede ser develado. Recuerden la simpleza y lo ordinario.

Les dejo un fragmento del libro “The Parent’s Tao Te Ching” de William Martin, mismo que me inspiró hace unos años y que además aplica justamente en estos momentos:

“Do not ask your children
to strive for extraordinary lives.
Such striving may seem admirable,
but it is the way of foolishness.
Help them instead to find the wonder
and the marvel of an ordinary life.
Show them the joy of tasting
tomatoes, apples and pears.
Show them how to cry
when pets and people die.
Show them the infinite pleasure
in the touch of a hand.
And make the ordinary come alive for them.
The extraordinary will take care of itself”.

por Gaby Espinosa

Ig: @gabyespinosach

#ReginaTeLoCuentaMejor