Proteger tu energía mientras te sientes sexy

Mientras camino por la calle en París, quiero sentirme increíble, sentirme sexy, sentirme sexualmente empoderada, sentirme como un si valgo un millón de dólares, sentirme una mujer segura que provoca miradas tanto de mujeres como de hombres.

Pero no siempre es tan fácil. Tras una reflexión más profunda, me doy cuenta de dos cosas. Número 1: cuando observo a los hombres observándome – realmente observándome – casi inmediatamente me preocupo por mi seguridad. Esto me lleva a sentirme vulnerable y expuesta, y me cuesta encontrar la confianza radiante que tenía en mí hace unos segundos. Enseguida me encuentro en una situación incómoda por el simple hecho de querer caminar por la calle y sentirme sexy, empoderada y con seguridad.

Lo segundo que me pasa se relaciona con un tabú social más amplio que rodea el empoderamiento sexual de las mujeres. A veces quiero sentirme como la icónica Jessica Rabbit caminando por la calle. Quiero que los hombres me vean, y quiero que me desnuden en sus mentes. Después de todo, he trabajado duro para construir esta sensualidad y confianza en mí misma. Aun así, algo me dice que la sociedad no me aceptará si camino por la calle de esa manera; balanceando mis caderas y lanzando miradas sexys. ¿Es eso cierto? ¿Seré etiquetada y vista como una provocadora? ¿Dirán que estoy “pidiéndolo”?

¿Qué me hace hacerme estas preguntas? ¿Por qué no puedo disfrutar libremente de mi nuevo empoderamiento sexual? ¿Cuál es el problema?

Hablé con la terapeuta y experta de Sexo y Placer, Clarke Rose, para profundizar mi educación de empoderamiento sexual. Con un título en estudios de género, sexualidad y sociedad, Clarke es una experta en el placer y el potencial erótico de las mujeres, y su pasión es ayudar a las personas a despertar sus experiencias sexuales. Hoy en día trabaja con la conocida sexóloga de Melbourne, Chantelle Otten; además Clarke tiene su propio blog y realiza sesiones de terapia sexual con clientas de todos lados del mundo.

De lás cosas que más me impactaron de mi platica con Clarke es la forma en la que otras personas pueden influenciar en mi búsqueda de empoderamiento sexual. Para terapista sexual, una parte vital de este camino es descubrir qué nos hace sentir así. “Muchas de nosotras, incluida yo misma, “nos sentimos” sexualmente empoderadas con poca ropa, tal vez incluso cuando se atiende a una visión patriarcal de la belleza… Esto no es culpa nuestra“. Clarke añadió que desde muy jóvenes hemos sido entrenadas para buscar la aceptación de los demás, inclusive del patriarcado. Cuando Clarke dijo que hay situaciones en las que la aceptación del patriarcado nos hace sentir bien y empoderadas, entendí por qué tengo sentimientos encontrados al caminar por la calle mientras trato de sentirme sexy.

Claro, vivimos en una cultura que implacablemente objetiva a las mujeres. Cuando un hombre ve a una mujer sexy caminando por la calle, tal vez desea sexo, tal vez no. Mi pregunta es: ¿por qué el observador no puede apreciar la belleza de una mujer y seguir adelante con su día, en lugar de hacerla sentir incómoda? Tal vez puedan argumentar que me ven caminando por la calle en París moviendo las caderas y que ese tipo de respuesta es una forma de apreciación, pero enserio… como sociedad, ¿no hemos aprendido ya que el acoso callejero es, eso, acoso? ¿Por qué no debería ser capaz de tener poder sexual mientras camino por la calle?

“Empoderamiento sexual” para mí es saber cuándo quieres tener sexo y cuándo no. Y también tener una práctica de auto-amor y auto-placer, es algo regular“. – Clarke Rose

Cuando era más joven y veía mujeres guapas y elegantes caminando por la calle o en un bar o un museo, siempre pensaba en lo mucho que quería ser como ellas; me desconcertaba lo fácil que hacían que pareciera irradiar sexo. Para mí, sentirme sexy ha sido un paso crucial en mi auto-descubrimiento de seguridad y autoestima. Y ahora que empiezo a ver el otro lado del tunel, estoy feliz de haber luchado por ello; estoy feliz de haber aprendido a disfrutar a mi cuerpo por el placer, porque me hace sentir bien.

Tratar de encontrar una definición correcta o concreta del empoderamiento sexual puede ser un desafío. Pero, ¿qué es el empoderamiento sexual? Creo que esto puede interpretarse de diferentes maneras, y también depende de a quién le preguntes. Lo más importante que hay que saber es que empieza desde dentro, es como cualquier forma de empoderamiento. Es una forma de expresar tus deseos, de expresarte sexualmente, sola y con otros. El componente fundamental del empoderamiento sexual es saber que es un proceso. No te empoderas sexualmente de la noche a la mañana, y la cultura, las tradiciones y la sociedad pueden a veces desinformar o influenciar este viaje. La búsqueda del empoderamiento sexual es un proceso, así que a veces tuve que encontrar una relación entre mi mente, mi cuerpo y mis deseos. Todavía estoy trabajando en ello porque a veces tus deseos pueden ser muy nuevos, desconocidos y difíciles de entender, pero explorarlos puede darte poder de maneras inimaginables.

Sin embargo, debemos preguntarnos: ¿qué es el empoderamiento sexual para mí? ¿Cómo es la verdadera libertad sexual? ¿Con qué me siento bien en comparación con lo que me han dicho que me sienta bien? ¿En qué momentos de mi vida me he sentido con poder sexual?” – Clarke Rose

Cuanto más aprendí de Clarke, más comprendí lo subjetivo que es el empoderamiento sexual. Según ella, encontrar el poder de los outfits que te pones todos los días para sentirte sexy, puede desafortunadamente, ser complicado, ya que puedes sentirte sexy con tu nuevo bikini en la playa. Aun así, al mismo tiempo puede haber acoso sexual y energía negativa de los hombres “a la vuelta de la esquina”. Ella recomienda que, al enfrentar situaciones de este estilo, tienes que hacer lo que te haga sentir bien. “A veces usar esa minifalda se siente bien, y vale la pena, a veces sabes que será un día de acoso y miedo, así que tal vez usa jeans! El objetivo es proteger TU energía”, dijo.

Junto con el empoderamiento sexual viene el sexo, la palabra misma lo tiene, pero a veces la gente tiene miedo de hablar de él o de sacarlo al tema de discusión. Para Clarke, parte del empoderamiento sexual es saber cuándo quieres tener sexo y cuándo no. Cuando vi esta respuesta de una terapeuta de Sexo y Placer, me alegré mucho; porque en mi camino, esto se acerca mucho a la definición que he encontrado. 

No estoy diciendo que cambies lo que lleves puesto por los hombres. Estoy diciendo que uses algo que proteja tú energía y tú tiempo. Odio que vivamos en un mundo en el que tengo que decir esto. Pero si quieres decir “a la mierda, no es mi responsabilidad no excitar a los hombres” como yo lo he hecho MILES DE VECES, hazlo”. – Clarke Rose

Durante mi conversación con Rose, aprendí que la búsqueda de empoderamiento sexual sea complicada, porque también se trata de aprender a amar tu cuerpo. “El empoderamiento sexual es sentirse bien en tu cuerpo y ser capaz de amar tu cuerpo incluso cuando te sientes mal en él. Es reconocer tu valor sexual y saber que no tienes que tener sexo o tener un aspecto determinado para ser un “ser sexual“, explicó. A esto, añadió que no le tenemos que “comprobar” nuestra sexualidad a nadie.

Hablando con Clarke Rose, me di cuenta de que es posible estar empoderada sexualmente sin sentirte avergonzada. Siempre encontraré nuevas formas de sentirme más empoderada, sexy y guapa, pero es esencial tener una conexión entre mi mente y mi cuerpo. El empoderamiento sexual no es sólo el sexo y el deseo, tampoco es lo que te dicen los demás; es tu propio camino hacia el autodescubrimiento y el placer cuidando siempre tu alma y tu cuerpo. Hay mucha confusión en torno a este tema, por lo que siempre debes buscar ayuda si te sientes perdida en esta búsqueda. No se trata sólo de empoderamiento y “ser fuerte”, para mí; también se trata de estar cómoda con el sexo, la sensualidad, los deseos y todas las palabras que rodean el empoderamiento sexual. Estoy compartiendo mi camino, mis preguntas y pensamientos; y aunque es normal tener dudas, trata de hacer todo siempre sin juzgarte a ti misma, lo cual creo que es esencial. Empodérate sexualmente, ámate a ti misma, descúbrete a ti misma, pero sobre todas las cosas, respétate a tí mismo en el camino.

Lee también: ¿SE ACABÓ EL SEXO DURANTE LA CUARENTENA?

My path to sexual empowerment

Protecting your energy while feeling sexy

As I walk down the street in Paris, I want to feel my best, to feel sexy, to feel sexually empowered, to feel like a million-dollar baby, to feel like a confident, sexy machine eliciting double-takes from women and men alike.

But it’s not always that easy. Upon deeper reflection, I realize two things. Number 1: when I observe men observing me — like really observing me — I almost immediately worry about my safety. This leads me to feel vulnerable and exposed, and I struggle to find the radiating confidence of me a moment before. I find myself in an uncomfortable situation for just wanting to walk down the street and feel sexy, empowered, and confident.

The second thing relates to a broader social taboo surrounding women’s sexual empowerment. Sometimes I want to feel like Jessica Rabbit walking down the street. I want men to look at me, and I want them to undress me in their minds. After all, I’ve worked hard to build this sexiness and self-confidence. Still, something tells me that society will not accept me if I walk down the street, swinging my hips and throwing sexy stares. Is that true? Will I be labeled and slut-shamed? Will they say I am “asking for it”?

What is making me ask myself these questions? Why can’t I freely enjoy my newfound sexual empowerment? What is the problem?

I talked to Sex and Pleasure coach Clarke Rose to deepen my sexual empowerment education. With a degree in gender, sexuality, and social studies, Clarke is an expert on women’s pleasure and erotic potential, and her passion is to help people awaken their sexual experiences. She works/studies under Melbourne sexologist Chantelle Otten, and Clarke runs her own blog and holds counseling sessions with clients from all over the world.

The most powerful thing I took away from my discussion with Clarke is the role of other people’s influence on my search for sexual empowerment. For the sex coach, a vital part of this journey is figuring out what makes us feel this way. “A lot of us, myself included, “feel” sexually empowered in minimal clothing, perhaps even when catering to a patriarchal view of beauty… This is not our fault”. Clarke added that we have been trained from a very young age to seek others’ acceptance, even from the patriarchy. When Clarke said that the patriarchy’s acceptance makes us feel good and empowered sometimes, I understood why I have mixed feelings walking down the street while trying to feel sexy.

Sure, we live in a culture that relentlessly objectifies women. When someone sees a sexy woman walking down the street, maybe they desire sex, perhaps they do not. My question is: why can’t the observer appreciate a woman’s beauty and move on with their day, instead of making them feel uncomfortable? Maybe they can argue that they see me walking down the street in Paris swinging my hips and that that sort of response is a way of appreciation, but come on… as a society, haven’t we learned by now that street harassment is, well, harassment? Why shouldn’t I be able to be sexually empowered as I walk down the street?

“Sexual empowerment to me is knowing when you want to have sex and when you don’t want to have sex. And also having a somewhat regular self-love and self pleasure practice”. — Clarke Rose

When I was younger and saw beautiful, graceful women walking down the street or at a bar or a museum, I always thought about how much I wanted to be like them, baffled by how easy they made it look to just radiate sex. For me, feeling sexy has been a crucial step in my journey to confidence and self-esteem. And now that I’m coming out on the other side, I’m happy I fought for it; I’m glad that I learned to enjoy my body for the sake of my pleasure, for how it makes me feel.

Trying to find a correct definition of sexual empowerment can be challenging. So, what is sexual empowerment? I think this can be open to interpretation, and it depends on who you ask. The most important thing to know is that it starts from within like any form of empowerment. It is a way of expressing your desires, expressing yourself sexually, alone, and with others. The critical component of sexual empowerment is knowing that it’s a process. You don’t necessarily become sexually empowered overnight, and culture, traditions, and society can sometimes misinform or influence this journey. The search for sexual empowerment is a process, so sometimes I had to find a relationship between my mind, body, and desires. I’m still working on it because sometimes your desires can be very new and challenging to understand, but exploring them can empower you in unimaginable ways.

“Nonetheless, we must ask: what is sexual empowerment to me? What does true sexual freedom look like? What do I feel good in versus what have I been TOLD I feel good in? At what moments in my life have I felt sexually empowered?” — Clarke Rose

The more I learned from Clarke, the more I understood just how subjective sexual empowerment is. According to her, finding empowerment from the outfits, you wear outside can, unfortunately, be tricky, as you can feel sexy with your new bikini at the beach. Still, at the same time, there may be sexual harassment and negative energy from men “around the corner.” She recommends that when facing this situation, you have to do what feels good. “Sometimes wearing that mini skirt feels good, and it’s worth it, sometimes you know it will be a day of harassment and fear, so maybe wear jeans! The goal is to protect YOUR energy,” she said.

Along with sexual empowerment comes sex, the word itself has it, but sometimes people are afraid to talk about it or bring it up. For Clarke, part of sexual empowerment is knowing when you want to have sex and don’t want to have sex. When I saw this answer from a Sex and Pleasure coach, I was overjoyed; because on my journey, this is very close to the definition that I have found.

“I’m not saying change what you wear for men. I’m saying wear something that protects your energy and your time. I hate that we even live in a world where I have to say this. But if you want to say “fuck it, it’s not my responsibility to not turn men on” like I have MANY TIMES”. — Clarke Rose

During my conversation with Rose, I learned that it is normal to struggle with this search for sexual empowerment because it’s also about learning to love your body. “Sexual empowerment is feeling good in your body and being able to love your body even when you’re maybe feeling bad in it. It’s recognizing your sexual worth and knowing that you don’t have to have sex or look a certain way to be a “sexual being,” she explained. To this, she added that we don’t have to ‘prove’ our sexuality to anyone.

Talking to Clarke Rose, I realized that it’s possible to be sexually empowered without feeling ashamed. I will always find new ways to feel more empoweredsexy, and beautiful, but it is essential to connect my mind and body. Sexual empowerment is not only about sex and desire, but it isn’t what others tell you either; it’s your own path to self-discovery and enjoying yourself by always taking care of your soul and body. There is a lot of confusion around this topic, which is why you should always seek help if you feel lost in this search. It’s not just about empowerment and “being strong,” for me; it’s also about being comfortable with sex, sexiness, desires, and all the words that circle sexual empowerment. I’m sharing my journey, questions, and thoughts to think about this without self-judgment, so you know it’s normal to have doubts. Be sexually empowered, love yourself, discover yourself, but most importantly, respect yourself along the way.

#ReginaTeLoCuentaMejor