Creo que vivimos tiempos en donde la incertidumbre es parte de nuestro día a día y vivir en el presente es lo único que nos queda.

En lo personal, estos meses he podido aprovechar muchísimo a mi familia y he invertido tiempo en cosas que amo que se me había perdido el hábito en la locura del ritmo diario.

Esta semana acompañé a mi abuela al cardiólogo a su check up trimestral (cosa que en la otra normalidad jamás hubiera podido) y la verdad es que fue como un cubetazo de agua fría pues caí en cuenta que era imposible seguirme quejando de la nueva normalidad cuando una mujer de 88 años estaba dándolo todo para aprender a vivir esta realidad y, al mismo tiempo, acepta las limitaciones que la vejez trae consigo.

View this post on Instagram

¿Alguna vez les ha dado un miedo tremendo de perder algo/alguien que aman infinitamente? Así me pasó hoy con la Tita. Es la persona que más me hace enojar pero la que más me refleja todo lo que soy. Verla acostumbrarse a sus dos nuevas realidades, el covid y la vejez, me hizo pensar en lo importante que es saberse adaptar y que todo en esta vida es un constante cambio. También me quedé pensando en lo frágiles y perfectos que somos los humanos. En lo cíclico que es nuestro cuerpo y en lo rápido que se va la vida cuando es bien vivida. Me gusta pensarla como que es infinita y que nunca me va a faltar pero, el día que así sea, espero tener dominado el arte de saberme adaptar y aprenda a verla en las estrellas. ✨

A post shared by pauespinosaw (@pauespinosaw) on

Lee también: ¿CÓMO HICE LAS PACES CONMIGO?

Luego de llorar horas por el sentimiento que esto me causó, escribí esta pequeña reflexión:

“¿Alguna vez les ha dado un miedo tremendo de perder algo/alguien que aman infinitamente? Así me pasó hoy con la Tita. Es la persona que más me hace enojar pero la que más me refleja todo lo que soy.

Verla acostumbrarse a sus dos nuevas realidades, el covid y la vejez, me hizo pensar en lo importante que es saberse adaptar y que todo en esta vida es un constante cambio.

También me quedé pensando en lo frágiles y perfectos que somos los humanos. En lo cíclico que es nuestro cuerpo y en lo rápido que se va la vida cuando es bien vivida.

Me gusta pensarla como que es infinita y que nunca me va a faltar pero, el día que así sea, espero tener dominado el arte de saberme adaptar y aprenda a verla en las estrellas”.

#ReginaTeLoCuentaMejor