Es muy importante saber cómo debemos de utilizar un cubrebocas para evitar también contagiarnos, así que vamos a ver paso a paso, cómo hacerlo correctamente:

  1. Lo primero, antes de ponerse una mascarilla, debemos de lavarnos las manos con agua y jabón o utilizar un gel hidroalcohólico desinfectante. A continuación, debemos de agarrar el cubrebocas por las gomas y ponérnoslas en las orejas.
  2. Recuerda que debe quedar cubierto la boca y la nariz y debes asegurarte de que no haya espacios entre la cara y la mascarilla. (Las mascarillas quirúrgicas deben abrirse antes de ponérnoslas para que cubran nariz y boca correctamente). Solamente se debe ajustar en la zona de la nariz.
  3. Nunca toques el cubrebocas mientras la usas; si lo haces, lávete las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.
  4. Cambia de mascarilla tan pronto como esté húmeda y nunca reutilice los cubrebocas de un solo uso.
  5. Para quitarnos la mascarilla, debemos de agarrar solamente por las gomas y nunca tocar la parte delantera de la mascarilla. Tiremos los cubrebocas inmediatamente en un recipiente cerrado.
  6. Por último, lávete las manos con agua y jabón o utiliza un gel hidroalcohólico desinfectante.

El uso de cubrebocas y la piel

Se está viendo la cantidad de alergias que se están dando en el rostro del personal que tiene que llevarlas durante muchas horas al día ya que las mascarillas al ajustarse al rostro y durante un periodo muy largo, pueden crear un ambiente no idóneo para la piel, apareciendo dermatitis, sequedad, granitos, eccemas, e incluso rosácea.

Mis recomendaciones para proteger la piel

Antes de poneros las mascarillas es proteger la zona con una crema hidratante untuosa o un aceite seco, aplicando con una capa generosa por la zona donde sabemos que estarán los bordes de la mascarilla y para proteger más aún podemos aplicar vaselina pura.

Y después de quitártela usa una crema calmante para devolver el bienestar a la piel.

Por la noche y por la mañana lávate la cara con agua tibia, utilizando un limpiador facial muy suave, seca bien el rostro y a continuación extiende una crema en capa gruesa.

Y si aparece aún así te sale un eccema, consulta a tu médico, que puede mandarte algún producto con un corticoide suave para utilizarlos durante algunos días.

 

Por: Gabriela Del Fueyo

#ReginaTeLoCuentaMejor