The Crown nos muestra a estos personajes como lo que son: seres humanos con cualidades y defectos, no las víctimas y los villanos de cartón que por décadas nos han presentado los medios.

Si cuando viste los primeros capítulos de The Crown 4 volviste a sentir que el príncipe de Gales te caía muy mal, como me pasó a mí cuando junta a Camilla y a Diana (haya sido cierto o una licencia de la serie), te invito a volver a ver los capítulos 8 y 9 de la temporada pasada. Algo que sin duda no te costará trabajo hacer.

En ellos se plantea la situación emocional del heredero al trono y el momento en que conoce a Camilla, el amor de su vida, en este momento eso ya nos tiene que quedar más que claro y por tanto dejar de juzgarlo.

Según la serie, quienes los separaron fueron la reina madre y lord Mountbatten, y aunque nos parezcan maquiavélicas, crueles, absurdas y hasta anticuadas sus razones, tampoco podemos juzgarlos: actuaron de acuerdo con su forma de vida, para lo que habían sido educados.

Lee también: Vamos a platicar sobre ¡The Crown!

Sin pensar mucho en los sentimientos de Carlos (confiaban en que el tiempo curaría todo), ambos los separaron en nombre de algo que ellos pensaban que era superior: la preservación (sin mancha alguna) de una institución llamada la corona británica. Para ellos eso era lo más trascendente y su deber. 

¿Por qué sin mancha? Porque Camilla era para ellos una joven liberal, desenfadada, cuando en realidad ella solo vivió la época de libertad que la mujer comenzó a tener en la década de los 60. 

Y sí, tan liberal era que aunque posiblemente fue presionada por su familia, al final ella decidió casarse con Andrew Parker Bowles, lo que devastó a Carlos.

Aquí hay que anotar que la serie pone el foco en la reina madre y en lord Mountbatten (que ya murieron y que no tenían el cargo más importante en la corte) y no en la reina Isabel II, quien hace algo similar en la nueva temporada, pero en un momento iremos a esto.

Lo terrible es que esta intervención de los abuelos de Carlos (lord Mountbatten era su tío abuelo pero el príncipe lo consideraba como tal) no fue la mejor decisión (como todos nosotros, ellos no eran infalibles) y solo hizo sufrir a tres personas: Carlos, Camilla y, años después, a Diana.

Volvamos a la temporada 4, que se estrenó ayer:

Como te conté en mi colaboración de ayer, lord Mountbatten, Dickie, era una figura paterna para Carlos, influía en él, y en capítulo 1 vemos que en su última carta le dice que debe encontrar a una mujer con ciertas características para cumplir con su deber ante el país: casarse y prepararse para ser rey. Pues bien, en esa carta parece que Dickie está describiendo a Diana, ¿no te parece?

Ante la muerte de Dickie y con la presión familiar encima porque ya tenía 32 años y no se casaba para cumplir con su “deber” (además  con Camilla casada y con hijos), Carlos se puso a buscar esposa… Y el resto lo sabemos.

Lo que The Crown recreó fue ese momento en la vida de Carlos y cómo fue que se dejó presionar por su familia, que aprobó de inmediato a Diana, y cómo, ahora sí, su madre le dijo que cumpliera con su deber, con aquello para lo que nació y fue criado… A nosotros nos puede parecer excesivo pero así fue.

Lee también: ¿Quién interpretará a Diana en The Crown?

Según la serie, con excepción de la princesa Margarita (que pasó por lo mismo, desgraciadamente), nadie pensó en Diana y Carlos. Aunque hay que admitir que él sí se portó insensible con ella, y no se esforzó para ser buen bien esposo aun amando a Camilla.

Carlos tampoco se portó bien con esta última al seguir en contacto con ella. Lo de si le pidió que viera a Diana no sabemos si realmente sucedió o es ficción, pero el simple hecho de seguir en contacto conllevó sufrimiento no solo para Diana, también para Camilla.

¿Que Camilla debió ponerle un alto? ¿Que Carlos no debió llamarla más? Todo esto parece lo sensato y lo indicado pero, de nuevo, ellos se amaban y errores los cometemos todos, nadie es infalible. Nosotros no podemos juzgar aunque nunca hayamos cedido a una tentación así; nada nos da derecho a hacerlo.

Aclaro siempre que varias situaciones de la que comento son según la serie,  porque la verdad completa nunca la vamos a saber ni tenemos por qué saberla.

Revalorar a lady Di

Después de años de enterarme sobre su vida y su sufrimiento, llegó un momento en que dije “es demasiada información sobre Diana”. 

Pero ayer que vi esta recreación e interpretación sobre lo que pasó antes y después de casarse (como el confinamiento y la soledad en el palacio de Buckingham), volví a compadecerme de ella y a reafirmar lo que te conté en mi nota de ayer: es triste ver cómo esa mujer tímida era demasiado joven e inexperta para lidiar con un hombre que amaba a otra mujer y para manejar la vida en la corte, la insensibilidad de la familia real y de la suya, así como la impertinencia de los medios de comunicación y de la gente por querer saber todo de ella. 

Aun con las licencias que The Crown se haya tomado, ver la recreación de Diana, Camilla y Carlos me ayudó de nuevo a no juzgarlos y verlos como lo que son: seres humanos con cualidades y defectos que merecen nuestro respeto y compasión por lo que les tocó vivir.

Hasta el capítulo 5, veremos qué depara la segunda mitad de la serie.

#ReginaTeLoCuentaMejor