Las hijas de Felipe y Letizia tuvieron una semana muy activa en la que su
actitud madura fue el elemento importante, más allá de lo obvio: sus nuevos looks.

Es cierto que Leonor es la que se lleva casi todos los reflectores porque es la heredera a la corona y, además, el 31 de este mes cumplirá 15 años, así que la información sobre su persona es constante. Sin embargo, me refiero tanto a ella como a su hermana porque si bien son parte de una familia real con jerarquías bien definidas, en el fondo ambas son unas jovencitas y merecen la misma atención.

Lee también: LA MAYOR PREOCUPACIÓN DE FELIPE VI TRAS SEIS AÑOS DE SER REY

Las actividades que la princesa Leonor y la infanta Sofía realizaron la semana pasada fue una especie de adiós a la niñez en cuanto a su imagen pública, tanto por su vestuario como por su actitud en eventos solemnes como el Día Nacional de España, el 12 de octubre, y la entrega del Premio Princesa de Asturias, el día 16.

Claro, no es que antes se la pasaran correteando por ahí mientras se izaba la bandera de España o su papá entregaba un premio a una persona reconocida, pero algo cambió en ellas, que se mostraron propias en todos los actos en los que participaron.

Sofía a sus 13, y Leonor con casi 15, no solo acompañaron sus padres a estos
eventos (de hecho la princesa heredera debutó oficialmente en estos desde los 13 años), también fueron parte activa y su desenvoltura es el pase natural a responsabilidades mayores, sobre todo en medio de los escándalos de su abuelo Juan Carlos I y las declaraciones polémicas que de vez en vez realiza una de sus examantes, Corinna Larsen.

Lee también: ¿HASTA CUÁNDO SE DETENDRÁ CORINNA?

Ante este panorama, la buena imagen y el comportamiento de los reyes y
principalmente de sus hijas es un activo en una monarquía desprestigiada en lo general y con ciertas presiones por parte del gobierno de su país.

Durante su discurso en la entrega de los Princesa de Asturias, Leonor habló de la responsabilidad de una manera emotiva: “…si hay algo que mi hermana Sofía y yo hemos aprendido es el sentido de la responsabilidad. Nuestros padres nos lo han enseñado siempre. Y creo que los jóvenes de mi generación también son conscientes de ello. Un sentido de la responsabilidad que pasa por no olvidarnos nunca de las personas que nos rodean, que nos quieren y a quienes queremos”.

También recalcó que los niños y jóvenes de su generación están al tanto de lo que sucede en su país y el mundo, por supuesto, con el tema del covid como trasfondo: “… Después de haber estado meses sin ir al colegio, la vuelta a clase nos demostró que tenemos que adaptarnos a estas nuevas circunstancias, siempre con la esperanza de que todo mejore”.

Cuando me refiero a una actitud diferente y madura por parte de las chicas, quiero hacer hincapié en que será muy difícil que volvamos a ver, por ejemplo, que Leonor aviente la mano de la reina Sofía, su abuela paterna, como sucedió luego de la misa de Pascua en Mallorca en 2018. Una escena en la que ella y su mamá quedaron pésimo ante la opinión pública, que sigue sin “perdonarle” a Letizia la grosería (porque eso fue) a la reina emérita. ¿Y porque no se le “perdona” a Letizia y sí a Leonor? Por algo simple, esta última era solo una niña de 12 años, no una adulta de cuarenta y tantos que además es reina de España.

Ese es justamente el cambio, Leonor y Sofía (aunque ella sea más pequeña) ya no son unas niñas que se dejan llevar por sus impulsos, como le sucedió a la heredera en esa ocasión.

Sí, sí, también cambiaron de look

Buena parte de la atención se centró en el vestuario de Leonor y Sofía durante la semana pasada, pues dejó de ser infantil para apostar por atuendos juveniles y formales, luego de que su mamá por años ha cuidado que se vistan de acuerdo con su edad, algo que sin duda ha sido un acierto.

Letizia ha cuidado mucho a sus hijas, su educación, lo que comen, lo que ven, su ropa, todo para que vivieran una vida lo más normal posible antes de que toda la familia fuera parte importante de las actividades reales (como hoy) y no solo los papás.

En los días pasados, las chicas se vistieron más formales y comenzaron a usar tacones bajos, lo que enloqueció a medio mundo…

Estos nuevos looks revelaron aún más las diferentes personalidades de las hermanas, como es natural. Sofía, muy alta y guapa, se ve desenvuelta y viste outfits más arriesgados y modernos que su hermana. Destaca el que usó el Día Nacional de España: blusa blanca con lazo en la cintura, pantalón azul y ballerinas negras de piso; también el que se puso para las audiencias previas con los presidentes de jurado y los premiados del Princesa de Asturias, un vestido camisero rojo a juego con ballerinas nude con tacón muy bajo.

Leonor, más formal y tierna, se lució principalmente con el romántico vestido beige que se puso para el evento de las audiencias, de cuello mao y botones en la espalda con volantes en las mangas y la falda. Lo acompañó con unos zapatos de ante negro con un tacón estilizado y discreto de tres centímetros. Su atuendo el día de los Princesa de Asturias también fue muy celebrado por las lentejuelas de la parte de arriba de su conjunto beige de falda recta midi con zapatos del mismo tono.

¿Por qué solo describo algunos outfits de la princesa y la infanta? Porque ha habido muchísimos textos sobre eso (demasiados, creo yo), además especializados. Y también porque es redundar en lo obvio: lucen encantadoras con todos, con unos más con otros menos, hay que ser sinceros y no caer en exceso de adulaciones.

Para mí lo importante está en el rol que estas chicas, como todas las de su edad, van adquiriendo conforme pasan los años, como es normal. En el caso de ellas se acentúa y es mediático por ser personajes públicos, y me parece que es mejor ver lo que hay detrás de todo la pompa y el glamour de la realeza: un par de jovencitas que empieza a madurar.

#ReginaTeLoCuentaMejor