¿Cuánto realmente amaba Felipe de Edimburgo a la reina Isabel II?

Mucho se dijo de sus infidelidades y de su fuerte carácter, pero lo cierto, es que el príncipe Felipe se quedó al lado de la reina Isabel II hasta su muerte. Y la pregunta del millón es, ¿realmente se amaban?
Brenda Ignorosa

Brenda Ignorosa

| 9 abril 2021

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

El príncipe Felipe de Edimburgo y la reina Isabel II fueron un matrimonio estable hasta el fin de los tiempos. A pesar de todo lo que han sufrido los Windsor por amor. La verdad es que la matriarca de esta familia sí se casó por amor, en contra de su padre y de muchas opiniones que no terminaban de convencer a la familia de Isabel que Felipe era el indicado.

Sin embargo, el rey Jorge VI, donde quiera que esté, debe estar satisfecho de que Felipe finalmente cumplió lo que el rey tanto anhelaba: “Que cuidara de su hija y de su reinado”.

Y sí que lo hizo… De hecho, se rumora que él, con su carácter fuerte e intransigente, es el que ponía orden en la familia, e incluso fue quien advirtió a Harry de Meghan Markle desde un principio.

También era fiel consejero de la reina y la apoyaba en todo. Como se dice en la serie de The Crown, su trabajo era hacerle la vida más fácil a Lilibeth, como él llamaba a la reina de cariño, y así lo hizo hasta el día de su muerte.

Te puede interesar: El príncipe Felipe fue separado de su mamá desde niño, te contamos la historia

Ahora bien, ¿cómo fue esta adorable historia de amor entre Felipe de Edimburgo y la reina Isabel II?  

La primera vez que Felipe y la entonces princesa Isabel se vieron, fue cuando ella apenas era una niña y él un adolescente. En aquella ocasión, cupido tuvo paciencia y supo esperar al momento adecuado.

En 1939 todo cambió, Felipe era ya todo un hombre perteneciente a la Armada Real Británica. Alto, güero, atlético, guapo y, sobre todo, con una personalidad envidiable que lamentablemente ninguno de sus hijos heredó, ¿no? En fin, eso y mil encantos más fueron lo que atrajo de inmediato la atención de la princesa en aquel momento.

Reina Isabel II y Felipe de Edimburgo.

Se volvieron a ver, gracias a que el rey Jorge VI tenía que hacer una visita oficial a la Universidad Naval Real.

Aunque ella ya sabía la fuerte responsabilidad que le esperaba como soberana de uno de los países más poderosos del mundo, ese verano, ella simplemente era una adolescente.

Se sabe que en ese momento, la Universidad Naval pasaba por un brote de sarampión, así es que para evitar un contagio, el rey pidió a Isabel y a su hermana Margarita que se quedaran afuera. Para que no se quedaran solas, ordenó que un cadete las acompañara y fue cuando Felipe apareció nuevamente en su vida. Se sabe, por la institutriz de la reina Isabel II, que cuando se detuvieron un momento a platicar y Felipe sugirió que saltaran la red de la cancha de tenis, la discreta Isabel le dijo a su institutriz: “Mira cómo salta”, obviamente en tono de coqueteo.

Era un mal año para enamorarse, la Segunda Guerra Mundial había empezado y Felipe estaba en la Guardia Real. Durante ese tiempo, la princesa y Felipe se comunicaron por cartas de las que nunca se supo su contenido.

Le también: Ha muerto el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, a los 99 años

Felipe vivía momentos difíciles, pues su madre salía y entraba en instituciones mentales por su terrible depresión, mientras su padre solo la pasaba de amante en amante. Todos ellos vivían gracias a la generosidad de sus parientes ricos. Es importante decir que la figura paterna del príncipe siempre fue su tío, el poderoso Lord Mountbatten.

Las cartas se convirtieron visitas. Cada vez que Felipe tenía unos días de licencia, Elizabeth lo invitaba a pasar unos días en el Palacio de Windsor, aunque se sabe que ni el rey Jorge VI ni su esposa le hablaban. Marion Crawford, la institutriz de Isabel, contó en aquella época que ella tomó la tarea de lavar y ponerle botones a las dos únicas y muy gastadas camisas de Felipe, pues como siempre usaba uniforme, tenía muy poca ropa civil y además estaba descuidada.

La misma Marion contó alguna vez que “era muy lindo oír a la princesa por los pasillos del palacio cantando sin cesar la canción People Will Say We’re in Love del musical Oklahoma, pues en ese momento era la mujer más feliz y enamorada sobre la tierra.

La guerra terminó. Isabel ya era una mujer con algunos pretendientes de alcurnia, pero su corazón era de Felipe y así se lo hizo saber a su padre. El rey seguía teniendo sus dudas sobre Felipe y, aunque éste tenía el título de príncipe de Grecia y Dinamarca, no tenía reino, ya que habían perdido la guerra. Tampoco poseía fortuna y ni siquiera tenía unos padres “presentables”. De lo único que podía presumir es que era uno los oficiales más jóvenes de la armada y que su tío era uno de los hombres más influyentes del país.

Para poderse casar con Isabel tuvo que dejar sus títulos para ser un ciudadano británico. En compensación, le otorgaron los títulos: duque de Edimburgo, conde de Merioneth y barón de Greenwich. Asimismo, tuvo que cambiar la religión ortodoxa por la anglicana. Y por último, adoptó el apellido inglés de la familia de su madre, Mountbatten.

Isabel II y Felipe de Edimburgo.

No solo esto hizo por amor, sino que también dejó de fumar, pues esto molestaba a Isabel. Y así sin más, un día antes de la boda, dejó de fumar.

Fue la primera boda real transmitida a todo el planeta

Isabel y Felipe se casaron el 20 de noviembre de 1947. Fue la primera boda real desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. No hubo exigencias ni matrimonio por compromiso, sino un amor completamente elegido. 

El novio le regaló a su esposa un brazalete de diamantes diseñado por él. Algunos datos curiosos es que recibieron 10 mil telegramas de felicitaciones y 2500 regalos de todo el mundo que iban desde una máquina de coser hasta un caballo de carreras; una cabaña de caza en Kenia; un televisor, un juego de café de oro; un abrigo de visón; cristales y vajillas poco comunes. Isabel llevó un vestido realizado por 25 costureras y 10 bordadoras. Felipe vistió su uniforme naval.

La relación iba viento en popa pero, en 1952, Isabel tuvo que suceder a su padre. La que era princesa se transformó en reina y su esposo en príncipe consorte. El tema es que se sentía un adorno de la reina. Ya como príncipe consorte preguntó si podía quedarse en la Marina y le respondieron que no y que prácticamente su papel era sólo el de acompañar a la reina. Situación que lo tuvo muy enojado durante un tiempo. Felipe protestaba, pero al fin y al cabo, terminó aceptando.

Otro de los temas que le molestó fue que sus hijos mayores, Carlos y Ana, tenían que llevar el apellido de la reina: Windsor. Mucho se dijo que enfurecido aseguró que era como “una ameba y el único hombre en el país al que no se le permitía darle su nombre a sus hijos”.

¿Infidelidades del príncipe Felipe?

Los rumores comenzaron a creer: Hacía viajes muy seguido y no lo hacía muy solo que digamos. Una de las tantas amantes que le adjudican es la madre de Sarah Ferguson.

Lee también: ¿Por qué a la Reina Isabel le urge regresar a Buckingham?

Nunca se confirmó ni se negó este dato, pero se dice que la reina sabía de todas sus infidelidades y que de alguna manera ella pensaba que los hombres “tenían que cubrir ciertas necesidades, pero eso no significaba que la quisiera menos”.

En privado, el duque de Edimburgo llamaba a la reina, Lilibeth, y en público, se dirigía a ella como mam (señora). Incluso, se arrodillaba ante ella con una sonrisa. Al final, sea lo que sea, cumplió con su trabajo: Cuidar de la reina y hacerle su trabajo más fácil. En fin, seguro pasaron por momentos muy difíciles como pareja, pero de que seguro se amaban, ¡no nos queda la menor duda!

¿O qué opinan?

Te puede interesar: Primo de la Reina Isabel es condenado por agresión sexual

¿Quieres comentar algo? ¡Queremos escucharte!

Compártelo

Share on facebook
Share on twitter

Me gusta esto:

Brenda Ignorosa

Brenda Ignorosa

¡Hola! Me llamo Brenda Ignorosa soy apasionada del cine, la tele y el teatro. También doy clases de meditación, hago Síclo y amo leer libros de wellness. Soy alegre, positiva y me encanta aprender a ser la mejor versión de mí misma. En cuanto a mi vida profesional estudié comunicación en la Universidad Iberoamericana y me especialicé en escribir; mi pasión en la vida. Tengo un diplomado en escritura televisiva y he escrito para algunas de las revistas más importantes de México como Quién, Elle, Instyle, Travel & Leisure, Life & Style y Clase, entre otras. Actualmente, estoy haciendo una maestría en Medios Digitales.

lo último

Rebel-Wilson

Famosos

¿Por qué el equipo de Rebel Wilson se molestó con su propósito de bajar de peso?

by El Mundo de Regina

8 diciembre 2021

Nicole-Coste-Alberto-de-Monaco

Noticias

Nicole Coste, ex de Alberto de Mónaco, arremete en contra de Charlène por ¿venganza?

by El Mundo de Regina

8 diciembre 2021

Estilo de vida

Katherin Fernández, la inmigrante cubana que logró el sueño americano arreglando los clósets de los famosos

by El Mundo de Regina

8 diciembre 2021

Irán Castillo

Famosos

Así fue el baby shower de Irán Castillo, quien está a punto de dar la bienvenida a su segundo hijo

by Fernanda Trueba

8 diciembre 2021

Estilo de vida

Estos son los 50 mejores bares del mundo en 2021

by El Mundo de Regina

8 diciembre 2021

Box Banner

Suscríbete a nuestro newsletter

Publicidad

Top 5

En tendencia

PODCAST REGINA

Spotify Regina

#ReginaTeLoCuentaMejor

¿Quiénes somos?

Belleza

Noticias

En elmundoderegina.com utilizamos cookies. Al utilizar este sitio, acepta nuestra política de cookies.

A %d blogueros les gusta esto: