¿Cómo nació el movimiento #MeToo?

En 2006 la activista estadounidense Tarana Burke se dedicaba a atender a mujeres jóvenes en situación vulnerable que habían sufrido algún tipo de violencia sexual. En una ocasión, trabajando en un refugio, una joven de 13 años le platicó que su padrastro abusaba sexualmente de ella. A media historia, Burke la interrumpió y la dirigió con alguien más. La chica nunca regresó. Tarana lamentó no haber podido compartir con ella su propia experiencia de abuso diciéndole “Me too”. Después de esto, la activista creó una red de asesoramiento legal para enfrentar dichos casos, la cual sigue existiendo.

Posteriormente, el 5 de octubre de 2017, el periódico The New York Times publicó un reportaje sobre los más de 30 años en los que el poderoso productor de cine Harvey Weinstein había acosado sexualmente a actrices famosas, modelos y productoras. Tres días después de la publicación, el magnate es despedido de Weinstein Company, empresa que él mismo había cofundado. La actriz Alyssa Milano, a raíz de las acusaciones, hace un llamado vía Twitter para que las mujeres que habían sido víctimas de acoso sexual en cualquier ámbito compartieran el hashtag #MeToo para hacer notorio el abuso. 

El resultado fue que se compartieron más de 14 millones de tweets. El 6 de diciembre de ese mismo año, el movimiento llega a la portada de la conocida revista TIME como persona del año. El 8 de enero de 2018, durante la ceremonia de los Globos de Oro, todas las asistentes se vistieron de negro y hubo varias denuncias contra Weinstein y los abusos de los que habían sido víctimas. Finalmente, el 5 enero 2020 Harvey Weinstein es sentenciado a 23 años de cárcel. Además de Weinstein, #MeToo desató una larga serie de acusaciones en contra de famosos alrededor del mundo. Algunos de los casos no han podido comprobarse, sin embargo, los supuestos autores padecen de igual forma el escarnio social tras las denuncias públicas.

Lee también: DE LOS ENCUENTROS FEMINISTAS A LOS MOVIMIENTOS SOCIALES

¿Qué ha pasado con el movimiento en México?

A raíz de lo sucedido en Estados Unidos, en nuestro país se intentó hacer un movimiento parecido para denunciar a personajes famosos por acoso sexual. Esto no tuvo un buen final ya que, además de que en muchos de los casos se trató de acusaciones de la palabra de uno contra la del otro, se dio el lamentable incidente de un músico que tras ser acusado por una joven estudiante decidió acabar con su vida. Después de lo anterior, a pesar de que muchos creadores (escritores, editores, músicos, periodistas, fotógrafos, etc.) perdieron sus empleos, la legitimidad del #MeToo en México perdió su fuerza. Sin embargo, el movimiento de las mujeres contra los abusos en nuestro país ha cobrado cada vez más fuerza.

El 16 de agosto de 2019, las mujeres mexicanas salieron a manifestarse tras la denuncia de una joven en contra de cuatro policías en Azcapotzalco por violación. Durante su protesta, las manifestantes rompieron vidrios, hicieron pintas y destrozos. También, el 29 de noviembre pasado, tras el asesinato de Abril Pérez Sagaón por parte de su exesposo y frente a sus dos hijos, y una vez que el asesino había sido ya acusado de tentativa de feminicidio, salió un contingente de la Alameda al zócalo de la capital para protestar contra la violencia y el abuso. Mientras avanzaban, cantaban el que se ha convertido en el lema feminista surgido en Chile: “El violador eres tú”.

El último gran movimiento de mujeres fue la marcha del 8 de marzo pasado, en el cual más de 80 mil mujeres nos movilizamos desde el Monumento a la Revolución hacia el Zócalo de la capital, vestidas de morado y con pañuelos verdes, gritando diferentes consignas en contra de la violencia que históricamente hemos padecido. Al día siguiente, la protesta continuó con Un día sin mujeres en el que paró toda nuestra actividad productiva. Además de estas grandes manifestaciones, se han dado varias más a lo largo de este año.

#ReginaTeLoCuentaMejor