Mis Queridos fuerte indignación causaron en el mundo los actos de violencia que se vivieron el miércoles pasado en Washington, ocasionados por simpatizantes de Trump que armados, tomaron el Capitolio.

Lee también: CELEBRIDADES REACCIONAN ANTE PROTESTAS DEL CAPITOLIO ESTADOUNIDENSE


Mientras que Donald Trump, a quien todo apunta, está detrás de estos actos de violencia, finalmente aceptó su derrota para luego decir que no asistirá a la inauguración de Biden, el mundo ya no tiene miedo de decir su opinión sobre él ni sobre algunos miembros de su familia.


En el caso de Ivanka Trump y su esposo Jared Kushner por ejemplo, quienes gozaban de una vida social bastante activa en Nueva York.

Ciudad donde vivían antes de mudarse a Washington para que Ivanka ejerciera su papel como asesora presidencial, al igual que su esposo quien se convirtió en Consejero Superior del Presidente.

Ivanka, Kushner y sus 3 hijos, Arabella, Joseph y Theodore, se instalaron en una mansión de 6 cuartos y 6 baños, 5 chimeneas y varias terrazas donde han vivido los pasados 4 años.

(AP Photo/Keith Srakocic)


A finales de diciembre, surgió el rumor de que ella y Kushner habían comprado otra mansión; esta vez en Florida con un valor de $30 millones de dólares.

Mansión ubicada a poca distancia de Mar-a-Lago, la residencia considerada Patrimonio Nacional a donde Trump planea vivir al terminar su período presidencial.


Rumores empezaron a surgir que la gente residente de la exclusiva zona, no quiere a ningún miembro de la familia Trump, pues los vecinos ya lo han declarado firmemente.

¿En qué irá a acabar esto?


Mientras tanto, para Ivanka y Kushner esto se suma a la lejanía de aquellos que consideraban amigos. Durante el tiempo de Trump en el poder, algunos “toleraban” o al menos mantenían silencio ante las acciones de la familia, siempre controversiales.


Gente que los conocía de años prefería no comentar nada pues “no les molestaba” pagar menos impuestos y tener la proximidad al poder.


Kylie Kloss y la familia Trump

La revista Vanity Fair comenta que todo esto cambió a partir del miércoles. La modelo Kylie Kloss, casada con Joshua Kushner, siempre había guardado silencio a pesar de que públicamente apoyó a Biden y en su momento, a Hilary Clinton.

Kloss podría haber dicho mucho pues es bien sabido que los Kushner no fueron nada amables con ella cuando inició su romance con quien es ahora su esposo.

Fue así que twitteó el miércoles que negarse aceptar los resultados electorales e incitar a la violencia era ser un “anti americano”.


Cuando un twittero le preguntó que porque no les decía eso a su cuñado y a su esposa, Kloss respondió “lo he intentado”.


Otra persona, relacionada con Kushner desde hace mucho tiempo, Rob Sommer, que representó negocios de la familia Kushner y trabajó para ellos, mandó textos a Charles Kushner, el patriarca y a la misma Ivanka para decirles lo furioso que estaba con lo que sucedía en Washington.

Incluso el New York Times, que obtuvo una copia de los textos argumenta que le escribió a Ivanka “Estoy aterrado de haber ido a tu boda”.


Para muchos guardar silencio durante 4 años fue lo más fácil. Hoy todo eso ha cambiado. Los que antes temían a la furia de Trump, ahora temen que se les relacione con alguno de ellos.

Ahora los que eran cercanos, ven a esta familia como “las personas más tóxicas en la historia de Estados Unidos”.


Muchos ex amigos de Ivanka y su marido piden que no se diga públicamente a los medios que existió alguna amistad entre ellos y los que quedaban cercanos a ellos.

Es así que han buscado desesperadamente prueba de que no tuvieron nada que ver con lo sucedido en el Capitolio. Según Vanity Fair.

Mientras tanto, Twitter oficialmente suspendió permanentemente la cuenta de Donald Trump, argumentando “ el riesgo de incitar a más violencia”.

¿Qué pasará con la familia que llegó a tenerlo todo y hoy nadie los quiere cerca?
R,
#reginatelocuentamejor