Mis Queridos, de William de Inglaterra sabemos lo básico que es hijo de Carlos y Diana, hermano de Harry y por supuesto nieto de Isabel Reina de Inglaterra y de Felipe de Edimburgo.

Nació el 21 de Junio del 82, lo cual lo hace del signo cancer y tiene 37 años.

Esposo de Catalina de Cambridge con quien tiene 3 hijos, George de 6 años, Charlotte de 4 y Louis de 2.

William será un día Rey de Inglaterra y como tal, ha sido educado y preparado para esto desde niño.

De carácter discreto y pragmático, con los años y la vida, se ha ido diferenciando de su hermano Harry en todos sentidos.

Mientras Harry siempre fue rebelde, William era serio, mientras Harry fue noviero, William se enamoró de Kate en la Universidad y no se preocupó por buscar más, mientras que Harry es explosivo, William es más tranquilo, mientras que Harry es más glamuroso, William es más útil y poderoso y mientras Harry dejó atrás la Corona y sus responsabilidades para iniciar una nueva vida junto a su mujer Meghan Markle y su hijo Archie, William asumió la responsabilidad de quedar al frente de su país ante la pandemia, al estar su abuela en aislamiento y tanto su padre como el Primer Ministro Boris Johnson indispuestos a causa del Coronavirus.

El hecho de que los hermanos, quienes antes siempre fueron cercanos a pesar de sus diferencias, tengan papeles tan diferentes, los ha llevado a un distanciamiento vital, algo que ahora, refuerza el papel de William como Heredero del Trono y lo deja sin su hermano, su amigo y su apoyo desde niño.

A pesar de qué hay quienes dicen que William siempre opacó a Harry y que esta puede ser una de las razones por las cuales Harry quisiera volar lejos, la presencia y carisma de Harry (en especial antes de casarse) empañaba un poco la imagen de William.

El papel más institucional de William y el más social de Harry siempre fue muy claro y no estorbó hasta que Harry contrajo matrimonio.

Lo que en un principio pareció que iba a funcionar y la prensa incluso los llegó a llamar “The Fab Four” pronto quedó en evidencia que no sucedería y empezó la crisis entre los Sussex y los Cambridge que terminó alejando a los hermanos y con rumores tan fuertes como el de que Meghan estaba detrás de la fuga de información y de los rumores que acusaban de infidelidad al hermano mayor de su marido, quien siempre había tenido una imagen intachable.

Estos dimes y diretes fueron algo que destruyó por completo la posibilidad de que Meghan y Kate pudieran algún día limar asperezas y ser al menos cordiales la una con la otra pues había una “guerra fría” que buscaba la popularidad de los Sussex sobre la de los Cambridge.

Verdad o no, si es bastante notorio como cada movida de los Sussex, desde el anuncio de que se separarían de la Corona, el cual dieron en el cumpleaños de Kate, hasta ahora ya en California desde donde, con nuevo equipo de relaciones publicas, parecen planear cada salida o declaración en las fechas que William o Kate hacen las suyas.

Si bien es cierto que al conocerse el diagnóstico de Coronavirus de su padre, el Príncipe Carlos,

Los hermanos tuvieron una especie de tregua y acercamiento entre ambos sin incluir a sus respectivas esposas, y el cual deja la esperanza de que los hermanos vuelvan a ser los cómplices y aliados que siempre fueron, en especial tras la muerte de su madre cuando William tenía 15 años y Harry 12, hecho que los convirtió en auténticos hermanos, algo poco habitual en los miembros de la familia real, que suelen mantener relaciones más frías entre ellos, lo cierto es que con la distancia y cada uno con sus tan diferentes ocupaciones y actividades, es poco probable que los volvamos a ver unidos.

En cuanto a su forma de ser, William tiene fama de ser muy accesible y risueño. Se le suele ver platicando desde con admiradores hasta con políticos aunque sus detractores afirman que eso es solo actuación y que William es realmente un ser frío y calculador.


Lo cierto es que el Príncipe siempre fue el consentido de su madre y se dice que también lo es de su abuela, la Reina Isabel.

William se ha desempeñado de maravilla en sus funciones y en especial ha manejado muy bien el tema de su tío, El Príncipe Andres, quien se vio envuelto en un escándalo sexual muy delicado que puso a temblar a muchos.

Se dice que la pronta intervención del Príncipe evitó que el escándalo ocasionara más daño y a él se le adjudica que Andres fuera apartado de las funciones que venía desempeñando así como de que dejara de recibir sueldo por las mismas, algo que alegró mucho al pueblo inglés.

 

¿Y qué hay de su relación con su esposa Kate, quien desempeña su papel a la perfección, causa sensación donde se presenta y es muy querida por la gente?

La pareja ciertamente atravesó por un bache al surgir los rumores de que William, quien hasta entonces siempre había estado libre de escándalos y parecía ser un buen y fiel marido, tenía un affaire de años con la marquesa de Cholmondeley, amiga de su esposa, lo cierto es que se han vuelto a unir, primero ante la “lucha mediática” de los Sussex con ellos. Se les ha visto no solo cariñosos sino hasta cómplices en sus apariciones públicas, en viajes de estado y más aún felices a raíz de que los Sussex abandonaran Inglaterra.

William y Kate han mostrado frente común ante la pandemia mundial y ante las crisis familiares y de salud que han enfrentado juntos.

Dejan muy en claro que el pueblo los quiere y los respeta, tanto que son cada día más fuertes los rumores de que si la Reina abdica, lo hará a favor de William pues ni Carlos ni Camila gozan de mucha simpatía y hoy, más que nunca con un mundo tan cambiante, la monarquia necesita de una carta fuerte para sobrevivir.

 

 

¿Ustedes que dicen: William y Kate o Carlos y Camila?

 

-R,

#ReginaTeLoCuentaMejor