Hoy estaba platicando con una amiga que me contaba que estaba súper depre, pues ya no podía más con el encierro de esta cuarentena. Me apresuré a decirle: ¡Sube el volumen de tu felicidad!

Ella contestó: ¿De qué hablas?

Y aquí te va. Hay unos ejercicios de visualización creativa que consisten en subirle y bajarle el tono, el color, el volumen y la nitidez a los acontecimientos, sentimientos y emociones. En estos momentos el botón de la felicidad está hacia abajo para muchas personas, ¡sólo hay que subirlo!

Se nos bajó porque se subió el volumen miedo, angustia e inseguridad, pero tú decides cómo reaccionar ante las circunstancias. Sé que es una frase mega trillada, pero es real y siempre funciona un reencuadre.

Entonces, para subir el volumen de tu felicidad, aquí te va la fórmula:

  1. Piensa en qué es lo que te hace feliz y visualízalo. Creer es crear.
  2. Imagina dónde te gustaría estar en estos momentos. Recuerda que muy pronto podrás estar en ese lugar, ya que la situación actual no es eterna.
  3. Haz planes. Planea todo lo que puedas, viajes, coche nuevo, otra casa; y ocúpate de investigar todo acerca de tu plan.
  4. Bendice tu presente y el ser hermoso de luz que eres.
  5. Piensa en todo lo que tienes que agradecer a Dios o al Universo y hazlo. Puedes hacer un pequeño ritual con velas, incienso y aromaterapia, e incluso, incluir a tu familia. Que cada quien aporte su agradecimiento personal.
  6. Haz algo en estos momentos, aunque sea pequeñito, que te haga feliz y que tengas al alcance de tu mano. Tomar una ducha aromática, nadar, salir a tu jardín a tomar el sol, en fin, etc…
  7. Toma un espejo, mírate, sonríe para ti y di lo mucho que te amas.
  8. Aprovecha el tiempo para limpiar tus emociones negativas. Si traes a alguien atravesado, libera ese sentimiento.
  9. Haz espacio en tu vida para que lleguen nuevas amistades, recuerda que cuando esto termine todo florecerá y seguramente, la gente será más amistosa.
  10. La felicidad es el viaje, no el punto final, así que imagina que tienes frente a ti una gran luz, del color que quieras, es la felicidad. Siéntela, visualízala, irrádiala, siéntete cómodo, sube el volumen de sonido (si es que tiene, puede sonar a tu canción favorita, por qué no) de la iluminación y vela cada vez más vibrante e imponente. Haz este ejercicio cuando sientas que te faltan baterías para continuar, y ya verás como te sientes otra vez feliz.

 

Sígueme en mis redes angélicas:

www.adeangel.com

Facebook: @4deAngel

Instagram: @AdeAngel101

Youtube: A de Angel

 

#ReginaTeLoCuentaMejor