Debo aceptar que estos últimos meses en los que hemos estado viviendo una realidad diferente, la salud mental ha tenido un papel bastante importante.

Estar encerrados y que nuestra vida haya dado un giro inesperado nos movió a todos. Y debemos aceptar que estamos viviendo una época en la que la depresión y la ansiedad es más común de lo que imaginamos.

Soy una beauty junkie desde que tengo memoria, y honestamente la belleza y la salud mental sí tienen que ver para mí.

¿Quién no extraña arreglarse todos los días para ir a juntas, eventos, comidas, oficina y más? Arreglarte es una forma de subirte el ánimo.

Justo por eso, en muchos de los tips de home office que dieron durante los últimos meses, aconsejaron tener una rutina en casa y arreglarte como si salieras a trabajar. Y ¿qué creen? Sí funciona.

Lee también: ¿Cómo vivir un día a la vez?

Yo pasé un episodio de depresión y encontré salida en arreglarme, y dedicarme tiempo a mí misma. Además está comprobado que dedicarte al día aunque sean 10 minutos para: pintarte, hacer tu rutina de skincare, bañarte, hacerte Manicure o como quieras llamarle, es perfecto para el ánimo.

Lo que si, seque si no estás bien por dentro no estás bien por fuera. Toda la belleza debe de ser algo complementario en tu día a día. Y de verdad, cuando estás bien en el interior, esa base se te ve mucho mejor.

A mi la belleza me ha servido como una terapia, pero estoy 100% segura de que funciona mejor cuando trabajas en tu interior.

#ReginaTeLoCuentaMejor