Y en eso te das cuenta que diario haces lo mismo, tienes pensamiento recurrentes, algo frustrado por no poder salir ni socializar y regresas a la misma pregunta

¿Y qué más podemos hacer?

Pues resulta que podemos hacer mucho dentro de nuestras cuatro paredes. Está comprobado que si hacemos algo nuevo nuestro cerebro hace nuevas conexiones y prende nuevas áreas de nuestro cerebro y así, corren hormonas nuevas que nos causan mayor alegría y emoción en nuestros días.

¿Qué es algo que has querido hacer y no lo has probado aún?

Piensa en algo que te haga feliz y házlo. Una clase de baile por youtube, escribir un libro o un artículo, compartir tus talentos y ayudar a otros por zoom, pintar o hacer un arte plástico que nunca antes has hecho, cocinar un platillo delicioso y nuevo, hablarle a la tía que siempre te apoya y decirle lo agradecida que estás con ellla, tomar una clase para escribir un guión, hacer fresas con chocolate, una obra de teatro con toda la familia; infinitas posibilidades.

Podemos hacer una lista de todo aquello que podemos dar GRACIAS y meditar en familia o solo. La meditación nos baja los niveles de estrés y equilibra las emociones, puedes probar meditar en movimiento, sentado, bailando, como a ti se te antoje.

Y una cosa más, cuida lo que ves y ponte un límite de tiempo para conectarte a las noticias que te bajen tu optimismo. Enfócate en lo que sí puedes hacer y muévete un poco todos los días.

La vida te da la posibilidad hoy de jugar más en tu casa. ¡Aprovéchalo!

Recuerda, todo depende de cómo decides percibirlo, tú decides que te alimenta más el alma. Yo te invito a preguntárle a quienes están contigo lo que les hace feliz y TODOS LOS DÍAS hacer un poco de ello.

 

#ReginaTeLoCuentaMejor