Articulo de Opinión

Como lo he comentado en artículos anteriores, mi amor por la industria hotelera comenzó a una edad muy temprana, cuando veraneaba en el condominio de mis abuelos; logré hacerme amigo de las personas que trabajaban allí, y poco a poco, ellas se fueron convirtiendo en mi familia. Esta experiencia hizo que mantuviera un vínculo muy personal con los hoteles, pues considero a todos los trabajan en ellos como mi familia. 

Al llegar la pandemia me di cuenta de que ésta me afectó de manera personal, al cerrar un ciclo, pero también a todos mis demás colegas, muchos con los que pude trabajar. A partir de esto, me interesó saber qué había sucedido con los hoteles en el pasado y cómo ha ido cambiando nuestra industria.

Lee también: Es tiempo de volver

Recordé entonces que André Balazs (uno de los grandes hoteleros con el que tuve el privilegio de trabajar y ser parte de su equipo) siempre ha sido un admirador del gran hotelero César Ritz. César Ritz fue el creador de uno de los hoteles más importantes del mundo, el Ritz de Paris.  Dicho hotel abrió en 1898 después de la epidemia del cólera, una de sus más grandes aportaciones a la industria fue el hecho de poner baños dentro de los cuartos, esto hizo que se convirtiera en uno de los primeros hoteles en cambiar los estándares de higiene hasta ese momento. Hoy en día, el Ritz sigue siendo uno de los mejores hoteles en el mundo.

Hotelero César Ritz

Esta noticia me tranquilizó, y comencé a reflexionar sobre cómo esta industria ha sido, y seguirá siendo una parte importante en mi vida, y creo que en la de todos nosotros. 

Este ejemplo me hace pensar en otros en este contexto pandémico, y cómo éste ha obligado a cambiar las medidas de higiene. Por ejemplo, el respetado chef Alain Ducasse fue de los primeros en adaptarse a las nuevas normas de seguridad en el legendario bistrot Allard en Paris.  Él platica cómo al mes y medio de la pandemia se vio a la tarea de innovar y formar un equipo de emergencia para poder abrir de nuevo. Tuvieron que adaptar el restaurante con filtros de aire similares a los que utilizan hospitales, estos toman el aire de afuera, lo limpian, a la vez que expulsan el aire del restaurante. 

Lee también: Nueva York Te Amo

Otros hoteles, como el grupo de hoteles Sixty, tomaron la difícil decisión de seguir abiertos, siguiendo su pasión por dar servicio en los buenos como en los malos momentos. Ellos, por su parte, invitaron a varios doctores para desarrollar un plan de medidas de higiene que permitiera cuidar a los huéspedes, y por supuesto, a su equipo.

Chef Alain Ducasse

Sin duda alguna se están viviendo momentos difíciles para la industria hotelera, y el esfuerzo para poder seguir avanzando es agotador, sin embargo, esta industria no está en pausa, al contrario, se está reinventando en este momento. Durante estos meses, hemos sido forzados a reflexionar, a crecer, y a adaptarnos. Lo que veo en la industria hotelera es una industria que regresa más unida, resiliente e innovadora. Pienso que una vez pasado este capítulo, todos nos sorprenderemos. Pienso también que, como en cualquier momento de crisis, la gente siempre busca regresar a lo familiar, por lo tanto, es importante regresar a esos hoteles que nos son familiares, que nos hacen sentir como en casa, y que, además, buscan cuidarnos con sus nuevas normas de higiene. En momentos de crisis, es importante poder reconocer esta sensación, y qué mejor que sea en esos hoteles. Sin duda seguiremos enfrentando nuevos retos, y lo más importante, seguiremos creando nuevos recuerdos con nuestros seres queridos.

@micheleheredia