Hoy extrañe perro los tacones. Por eso me los puse. Porque de lo poco que he aprendido en este tiempo – es que si tienes ganas de hacer algo y puedes hacerlo – hazlo.

Y es que no he aprendido mucho durante este #putocovid, la verdad es que quisiera decir que he leído mil libros, que he escrito el comienzo de uno, que he meditado diariamente, que he cocinado coq au vin… pero lamentablemente no. Nada de eso.

No sé si he hecho nada de importancia. No se si saldré mejor persona. Mejor mamá. Mejor ama de casa. Mejor novia. Mejor algo. Creo que no.

Y me decepciona, pues si quería salir algo mejorada.

Lee también: LAS P. EXPECTATIVAS… #QUEDATEENCASA

Lo que si sé, es que he estado observando todo más de cerca. Sé también que me he visto más a mi, a mis cercanos, a mis demonios, a mis momentos pasados de acierto, a mis frustraciones; sé que he observado más el cielo, más atardeceres y amaneceres, cosa que jamás hago, he visto los árboles y he sentido el soplar del viento.

He disfrutado de la sopa de espinaca y de las lechugas locales, he disfrutado del mezcal y del vino (de más por cierto), he disfrutado de siestas cortas, he disfrutado de la nada, del pasar del tiempo. No me he aburrido, he visitado muchos viveros, he trabajado mucho, he sido nuevamente copy, he inventado algunas pequeñas cosas, he ideado un par de nuevos proyectos, he tenido juntas diarias a la misma hora, he tenido dentro de este desorden, algo más de órden. Conozco mejor a Diego, conozco mejor a Juli, sé que los dos son pésimos estudiantes y magníficos seres humanos. Conozco mejor @jcordovacreel y eso que ya lo conocía muy bien… pero todo se ve más claro en este encierro. Como debería de ser. Y lo otro que también ya sé, porque Sheinbaum nos lo dijo, es que pasaran semanas antes de volver a ponerme los tacones “en serio”… #coviddiaries

 

#ReginaTeLoCuentaMejor