Últimamente me he cuestionado si sé ser feliz. No porque no tenga razones para serlo sino porque tengo una maestría (tal vez doctorado) en encontrarle algo negativo a las cosas. Pero, ¿por qué asocio la estabilidad con añadirle una pizca de drama innecesaria a la vida? Mi mamá dice que vi demasiadas novelas de chica (a escondidas, claro está), mientras que otros (adecuadamente) le llaman autosabotaje. Es decir, “un proceso inconsciente en el que creemos que algo debe estar mal dentro de nuestro bienestar”, explica la psicóloga Regina Alegret en entrevista y continúa, “todo a tu alrededor está aparente bien. Tu vida familiar, laboral, amorosa, pero hay algo que nos dice ‘¿no está muy raro que esté bien?’ y complicas las cosas”. 

¿Cómo distinguir si tenemos este patrón de pensamiento?

No es necesariamente ser pesimista, sino el verle lo malo a toda situación. Es decir, si estás en una relación y estás teniendo un buen momento, pero sientes la necesidad de ver lo negativo a pesar de que sabes que hay mucho que apreciar, probablemente tengas este tipo de comportamientos inconscientes.

Alegret asegura que además de encontrarle detalles negativos a las cosas, otro indicador es el “ya estoy harto de …”, pero no haces nada para cambiarlo, o el planear algo que sabes que no vas a poder cumplir. “Por ejemplo, puedo ponerme de meta hacer ejercicio y me inscribo a un gimnasio, pero en lugar de hacerlo en una zona cercana de donde vivo, lo hago en uno que me queda lejos porque inconscientemente sé que no voy a ir”, revela la psicóloga. 

“Generalmente, no todo el mundo se autosabotea, pero si esa persona tiende a hacerlo es probable que lo siga haciendo a lo largo de su vida”, aclara Alegret y recurre a tres corrientes para explicar el porqué:

  1. Psicoanálisis:

    • Alegret asegura que esta tendencia encuentra una ganancia secundaria en el autosabotaje. “No es consciente, pero puedes obtenerla de los demás o de ti misma. Puede que con el ‘pobre de ti’ recibas la atención de la gente”, ejemplifica. Y cuando habla de encontrar una ganancia secundaria en nosotros mismos se refiere a que esta actitud te deslinda de la responsabilidad de tus actos.
  2. Cognitiva:

    • Con esto alude a los aprendizajes del cerebro. “Es esta sensación de costumbre a que exista algo malo y cuando tú y tu alrededor están como debe ser, tu cerebro quiere regresar a ese aprendizaje”, es decir inconscientemente contaminas tu ambiente “para que tu cerebro se sienta tranquilo y regrese a su zona de confort”, refuerza.
  3. Sistémica:

    • De acuerdo a esta corriente tú funges un rol dentro de tus diferentes sistemas a los que perteneces, es decir, al familiar, al de tus amigos, el laboral, etc. “Si tu eres la persona que siempre está mal, se crea una dinámica alrededor de eso y cuando tú estás bien, ya no encajas y el sistema deja de funcionar”.

Lee también: ¡7 BENEFICIOS DE TENER METAS!

¡Las 6 herramientas para estar bien con “estar bien”!

Para poder contrarrestar estas situaciones que aparentemente llegan sin previo aviso, Alegret aconseja que trabajemos en lo siguiente:

  1. Estar abierto al autoconocimiento 
    • Significa no estar a la defensiva y reconocer que nadie es perfecto. “Tienes que entender de qué estás compuesto mentalmente”, asegura Alegret. ¡Así que échate un clavado hacia tu interior!
  2. ¡Tente paciencia!
    • “Es importante no desesperarte contigo mismo. A todos nos puede pasar y los procesos mentales son muy largos”, afirma la psicóloga.
  3. Conócete y escucha tus sentimientos
    • Alegret explica: “Todos los sentimientos tienen una función y te están diciendo hacia dónde ir o por dónde ir. Estamos acostumbrados a ser racionales y a no escuchar a nuestros sentimientos, que por algo los tienes. Date permiso”.

4. Escucha a la gente que te rodea y confía en ellos

    • Al estar abierto a escuchar a quien te conoce y te quiere bien probablemente te darán consejos que te pueden servir.
  1. Acude a terapia
    • “Es esencial y hace más sencillo el camino. Hay que recordar que la terapia no es para ‘locos’ y no es solo para personas que tengan un problema aparente: como el que hayas cortado con el novio, te quedaste sin trabajo, perdiste a alguien— no tienes que tener una razón para ir—. Te permitirá darte cuenta por qué no puedes desarrollarte plenamente”, confirma Alegret. Esto te ayudará a lograr de manera más eficaz lo que menciona anteriormente: abrirte al autoconocimiento, practicar tu paciencia, reconocer tus sentimientos y confiar en tu sistema de apoyo.
  1. Ponte metas realistas y puntuales
    • “Si vas a entrar a un nuevo proyecto, haz planes que podrás cumplir. Por ejemplo, si quieres hacer ejercicio inicia con ‘voy a hacer ejercicio tres veces a la semana’”. Haciendo así objetivos más viables. 

Son realizaciones que cuestan trabajo, pero en mi experiencia el permitirme ser vulnerable conmigo misma me ha dado las herramientas que necesito para salir de ese pensamiento tóxico. Es algo que hay que trabajar constantemente y que lleva tiempo sobre todo si ya acostumbraste a tu cerebro a nutrirlo con esas recompensas secundarias, como bien lo indica la psicóloga Alegret. Los resultados inmediatos no existen, solo te pondrás más presiones de las que ya tienes, pero sí se trata de hacer acciones que te regresarán a tu centro y a vivir en el hoy y en el ahora para que puedas estar en paz con tu felicidad.

 

#ReginaTeLoCuentaMejor