Hoy sábado 23 de mayo de 2020 es el Día Mundial del Melanoma.

Con este día lo que se busca es concienciar a la sociedad sobre la importancia de la prevención, del diagnóstico y del tratamiento precoz del cáncer de piel.

La piel es el órgano más grande del cuerpo y tiene la misión de protegernos del sol y de otros agentes externos. Así que recuerda que piel sólo tenemos una y nuestra piel significa belleza, pero sobretodo significa salud.

El cáncer de piel se puede prevenir mediante el uso de la protección solar y la disminución de la exposición al sol.

No olvides tampoco que el 80% del envejecimiento de la piel (aparición de manchas y arrugas, flacidez,etc.) es causado por el sol.

En el artículo de hoy voy a seguir resolviendo las dudas más frecuentes sobre la protección solar para que solucionar todas tus preguntas e incorpores este producto en tu rutina de belleza diaria.

¿Aplicarse protección solar puede afectar a los niveles de vitamina D?

La vitamina D es esencial porque la necesitamos para fijar el calcio a nuestros huesos y la vamos a obtener mediante dos vías: a través de la alimentación (leche, huevos, pescado azul, setas…) y a través de la radiación ultravioleta. La radiación ultravioleta favorece la formación de vitamina D como parte de la ruta metabólica del colesterol.

Hay que tener en cuenta que los filtros solares, por muy alto que sea el SPF que utilicemos, no protege al 100%. Siempre hay cierto porcentaje de radiación ultravioleta que llega a nuestra piel. Este porcentaje es suficiente para nuestro metabolismo. Así que respondiendo a la pregunta, el aplicarse protección solar no afecta a los niveles de vitamina D, la vamos a obtener igualmente y es una forma segura de hacerlo, sin riesgo para nuestra salud.

Además muchas veces nos exponemos al sol sin una correcta protección debido a que:

  1. No nos hemos aplicado la cantidad de protección correcta, es decir una menor cantidad hace que el efecto protector sea menor. Recuerda la cantidad perfecta son 2 dedos de protección solar son necesarios para proteger tu rostro.
  2. No se ha hecho una aplicación uniforme y nos hemos olvidado de zonas como las orejas, los empeines…
  3. No se ha realizado una reaplicación del protector solar. Debe realizarse cada dos horas, no solo en la playa sino también en el entorno urbano.
  4. No se aplique el protector solar en días nublados: Recuerda que el sol atraviesa las nubes en un 80% y debes utilizar protección solar en días nublados.

Por lo que es importante que no nos confiemos. Además el uso de complementos como sombreros, gorras, gafas o ropa va a ayudar a protegernos de una manera más completa. Todo esto hace que nos confiemos de manera errónea.

¿Qué es el SPF o FPS (factor de protección solar) y cómo se mide?

El factor de protección solar (SPF) viene indicado por un número que figura en el envase. El Factor de Protección Solar (FPS) o Índice de Protección (IP), nos indica el número de veces que el fotoprotector aumenta la capacidad de defensa natural de la piel frente al eritema o enrojecimiento previo a la quemadura, por lo que nos está dando información sobre la protección frente al UVB.

En resumen, el PFS nos indica por cuánto se multiplica el tiempo al que podemos exponernos al sol antes de que aparezca un eritema o enrojecimiento. Así, un SPF 30 multiplica por 30 el tiempo de exposición segura al sol. Si una persona se quemaría en 5 min de exposición directa al sol, con un SPF de 30, bajo esa misma radiación tardaría 30 veces más tiempo en quemarse.

Lo debemos interpretar como un dato orientativo que nos va a permitir estimar el tiempo que podemos estar expuestos al sol sin quemarnos. Como cada fototipo de piel tiene características diferentes  por ejemplo las quemaduras en fototipos claros se van a producir enseguida y en fototipos oscuros van a aparecer con una exposición más prolongada.

Existen varios métodos de certificación, así que dependiendo del país en el que nos encontremos, el factor de protección solar puede variar y es complicado compararlos entre sí, como el FDA americano.

El método europeo es el que más se emplea en la actualidad para poder certificar el SPF. Y es el método COLIPA, realizado por la Agrupación Europea de Fabricantes de Productos de Cosmética y Perfumería (COLIPA).

El factor de protección frente a la radiación UVB de un fotoprotector se determina de acuerdo con el estándar del método COLIPA. Esto permite una clasificación según el nivel de fotoprotección:

  • Bajo: 2, 4, 6.
  • Medio: 8, 10, 12.
  • Alto: 15, 20, 25.
  • Muy alto: 30, 40, 50.
  • Ultra: 50+

Para calcular el FPS, según el método COLIPA, se valora la dosis mínima de radiación ultravioleta que produce la primera reacción eritematosa (o enrojecimiento), perceptible en la piel humana, mínima dosis eritematosa (MED).

La MED se determina con y sin protección solar.

FPS= MED con protección / MED sin protección. El cociente entre la MED con y sin protección nos da como resultado el SPF.

Para hacer esta medida se utilizan, entre 10 y 20 personas a los que se irradian 35 cm2 de la piel de la espalda. Para evaluar el SPF se aplican 2 mg de producto por cada cm2 de piel durante 15 min, y se inspecciona la piel también al día siguiente.

La implantación de esta metodología ha permitido unificar criterios, que todos los laboratorios que quieran especificar un SPF deban someterse al mismo método de evaluación.

Por este motivo todos los productos con un SPF determinado han pasado la misma certificación, así se vendan en farmacias o en tiendas. Son igual de fiables. No obstante, aunque tengan el mismo SPF, se diferencian en muchos otros aspectos dependiendo de la formulación del producto como si resisten al agua, si son para niños, o la presencia de otros principios activos como antioxidantes, etc.

Dato importante: Si un producto tiene SPF especificado en su envase, implica que ha pasado unas pruebas que certifican que ese y no otro es su factor de protección solar. Estas pruebas se hacen in vivo, es decir, sobre piel.

Hay que tener en cuenta que los datos que se obtienen a través del método COLIPA y que aparecen en la etiqueta del producto, no tienen en cuenta otros factores como son la transpiración, la incorrecta aplicación del producto, la intensidad de la radiación y el lugar de exposición al sol.

Aunque no hay una regla para elegir un índice de protección apropiado, hay que tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • En la primera exposición nunca utilizar un FPS menor de 30.
  • Siempre FPS de 50+ especialmente fototipos* I,II y III, en niños, en deportes acuáticos, en embarazadas u otros grupos de riesgo frente al sol, en días de alta intensidad solar o en tiempos prolongados de exposición.

Fototipos de piel:

 

Lee también: ¿QUÉ DEBERÍAS DE SABER ANTES DE COMPRAR UN PROTECTOR SOLAR?

 

Mi recomendación a la hora de elegir que SPF debo de utilizar es fácil y sencilla:

Usa siempre protección solar 50+ y reaplica cada 2 horas.

¿Qué es el índice UV?

Otro factor a tener en cuenta es el índice ultravioleta (UVI). El UVI es el índice (promedio estimado) de la radiación UVB solar máxima que llega a la superficie de la tierra. El UVI depende, de la cantidad de ozono que hay en la atmósfera, de la nubosidad… Además ¿Sabes que la latitud y la altitud también influyen en el índice de radiación ultravioleta?

Con respecto a la latitud, cuanto más cerca del ecuador (latitud 0º) mayores niveles de radiación UV, sobretodo en verano.

Por eso países como México, la radiación solar es mayor. En cambio en las regiones polares, incluso en verano, los niveles de radiación son bajos o medios.

Con respecto a la altitud, a mayor altura con respecto a nivel del mar, mayor radiacción solar. Esto es debido a que la atenuación de los rayos solares a través de la atmósfera es menor. Por ejemplo en Ciudad de México, donde la altitud es de 2250 metros sobre el nivel del mar, la radiación es muy alta. Así que recuerda que debemos de tener en cuenta esto y aplicarnos protección solar siempre.

El UVI se mide de forma continua con radiómetros de UV en estaciones de medición. En México lo encuentras actualizado en está web: http://www.aire.cdmx.gob.mx/default.php?opc=%27aqBjnmM=%27

La interpretación del UVI es como un semáforo, se divide en 4 colores:

Verde – Radiación UV baja (valores 1 a 3)

Amarillo – Radiación media (valores 4 a 6)

Rojo – Radiación alta (valores 7 a 9)

Morado – Radiación extrema (superiores a 10)

 

¿Existen protectores solares pantalla total, SPF 100 o SPF por encima de 50?

En la actualidad ya no se utiliza la denominación pantalla total o SPF 100 y se corresponden a lo que actualmente llamamos SPF 50+. No se ha rebajado el factor de protección solar, sino que se han unificado los criterios y denominar SPF 50+ al factor de protección solar más alto que existe.

El método COLIPA establece que el SPF 50+  es la reivindicación más alta que se debe incluir en un fotoprotector de uso común. Esta cifra se reserva a los productos con SPF igual o superior a 60, ya que se entiende que, a partir de ahí, es muy poca la diferencia de absorción real de radiación entre un producto y otro por más que aumente la concentración de filtros.

Hay excepciones como los productos para pacientes oncológicos o con alergias solares donde en los envases se permite poner el uso del número 100 aunque a continuación viene indicado el FPS real que es 50+.

Recuerda, ¡Cuida tu piel y consiéntete!

 

Instagram @gabidelfueyo @the2beautypharmacists

Web: https://beauty.farmaschool.com

 

Fuentes consultadas:

https://www.eesc.europa.eu/es/node/55830

 

#ReginaTeLoCuentaMejor