Mis queridos para los que no pudieron hacer los rituales de Miguel Angel Maciel Blanco el 31 de diciembre, les cuento que todo el mes de enero se pueden hacer … y saben algo?

Funcionan!

 

Hoy es el último día del 2018 y hay que cerrarlo bien antes de empezar el 2019.

94610868-5a02-4e0d-a697-2dba29098d27

Que mejor que el reconocido guía espiritual Miguel Angel Maciel Blanco a quien personalmente conozco y estimo mucho, para recomendarnos como:

“Cuando comiencen a sonar las 12 campanadas, entiende que cerraremos un ciclo. De nada servirá enfocarnos en el inicio sino cerramos primero.

6605ded1-0948-4702-9f6b-301a34e0291c

0e57ad66-0c15-45c6-88da-4db9c0548e97

1ffcfdd2-1c1e-4681-bb72-fd13875d3cb3
Cerrar  implica soltar, dejar ir, perdonar y perdonarnos es el mejor ritual para terminar con bien, e iniciar “con el pie derecho.”

No mirar atrás es la clave.
No juzgar.
En este nuevo inicio observemos nuestras actitudes. Y vibremos a un nivel más alto; somos energía.
De nada servirá encender veladoras, tener manzanas para compartir el amor, estrenar prendas nuevas para la abundancia, colocar flores para llamar a la alegría e invitar a los ángeles, las uvas, los sahumerios, nada de todo esto funcionará, sino cerramos ciclos primero.

“La vida es movimiento, nunca hacia atrás”

“Es inútil volver sobre lo que ha sido y ya no es” – Frederic Chopin.

“Y si no das más, tan sólo encuentra lo que hay en tus manos, piensa que dar amor nunca es en vano. Sigue adelante sin mirar atrás” -Pablo Neruda.
99f3d7bc-b319-4c29-8f93-1982657cd083

En una eterna lucha circular intentando dar sentido a la fugaz existencia, festejamos un año más de vida.

Éste es el verdadero sentido de la fiesta y los buenos augurios del día de hoy. FESTEJAR LA EXISTENCIA, AQUÍ Y AHORA.

Que todo lo vivido en este año que estamos despidiendo nos haya servido para aprender y brillar con bendiciones en este nuevo inicio.

Que nada de lo “no” positivo se quede en nosotros ni en nuestro entorno.

Conciencia es la pieza fundamental para lograr la aspirada felicidad, el amor, la salud y el bienestar.

Todo ritual del año viejo, implica alinearnos con esa realidad.

El 2018 se va y damos luz a este nuevo 2019 formando parte del presente eterno.

Nada es al azar.

Encendiendo nuestras velas recordemos que no solo encendemos luz, sino que somos parte de ella. Con la luz pedimos liberación ante cualquier dolor del corazón y culpa de nuestros pensamientos.

No juzgando o revolviendo lo que no nos pertenece, “el pasado.”

Agradecemos y ofrendamos a nuestros seres superiores, a nuestros maestros ascendidos, a los que abandonaron el cuerpo físico y están en cada uno de nuestros corazones.

Quememos lo desafortunado con el fuego.

Dejemos ir.

“Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos” — Heráclito.

Con el mágico humo del copal, el incienso, la mirra y los sahumerios limpiamos, purificamos, dejamos ir en el aire, lo que no nos pertenece, lo que fué y lo que no fué también.

Nos enfocamos en positivas intenciones. Libero a quien sea de toda culpa y me libero también.

Todas las religiones y dogmas utilizan y utilizaron y se refieren al agua desde el inicio.

El agua no puede faltar.

Limpia, bendice, alimenta y libera cualquier atadura. Muriendo a la vida vieja.

Bañarnos abundantemente inclusive usando sales, miel, aceites y aromas que favorezcan a un estado de apertura, el día de hoy es más que necesario.

Mantener agua en nuestro entorno con flores, limones, hojas o inclusive peces, debemos renovarla tantas veces como nos sea posible.

Brindo por la Vida. Por el Ser y por la Fe.

Bendecido final amigos.

Luminoso inicio.

MAMB.

Así que hoy, antes que nada cerremos lo que esté pendiente con el año que termina.
Nuevos comienzos y muchas alegrías y cosas felices por vivir nos esperan en el 2019.
Listos? Yo si!
#reginatelocuentamejor
R.