prin copy copy copy

Este pasado domingo el capítulo final de la serie épica “Juego de Tronos” rompió el récord de audiencia de la plataforma HBO con 19,300,000 de televidentes frente a sus pantallas esperando cada uno un desenlace distinto. Como suele pasar en estos casos, mucha gente quedó totalmente insatisfecha con lo que sucedió en los últimos minutos. ¿Por qué? Es claro que tras más de siete años de ser fieles a la serie, nos enamoramos e identificamos cada quien con un personaje diferente. Y teníamos la esperanza de que nuestro héroe fuera quien alcanzara el tan codiciado Trono de Hierro.

120053-ufuqawarcl-1558322765Desafortunadamente y supongo que esta visión la compartirán varios fans, subió quien menos esperábamos y con quien no nos sentimos identificados en ningún momento —salvo en escasas y extrañas ocasiones—. No es que esto esté mal, será decepcionante, pero definitivamente rompió con lo que todos creíamos, apostábamos y adivinábamos que sería el más justo final para los siete reinos. A mi parecer, esto es un acierto. Sin embargo, los productores nos dejaron varios cabos sueltos que quiero pensar son un prólogo a las tan prometidas precuelas y los spin-offs (series derivadas) de Juego de Tronos. Ya veremos. Lo que es un hecho es que con esto el canal de paga HBO, la mayoría de cuyos suscriptores fueron devotos seguidores de la historia de Westeros a lo largo de ocho años y temporadas (el estreno fue en abril de 2011), está en riesgo de perder muchos adeptos y con ello, grandes cantidade$$$. Por lo pronto, no nos queda más que ver el documental de dos horas sobre la producción de la serie el próximo domingo 26 de mayo. Va a ser un verdadero “Lágrimas y risas”.

jon-dany-finale-got

 

-FCP-