prin11
Cuando mi Querida Regina me propuso dirigirme a los seguidores de este blog de una manera muy personal y relatar un poco de mi historia en una fecha tan importante, supe de inmediato que tendría que abrir mi corazón y exponer mi peculiar manera de ver la vida en tiempos de instagram. Ustedes me conocen como la columnista que habla de realeza pero también la que cada lunes les trae un ejemplo de inspiración y empoderamiento femenino, y siento una gran responsabilidad porque al final de cuentas ustedes leen los pensamientos que plasmo en este blog.
Soy una mujer soltera, en mis 30s, que por circunstancias divinas supo desde muy chica lo que quería ser y hasta donde quería llegar, soy un bicho raro que disfrutaba de contar historias y entretener con mi toque intelectual y romántico de ver la vida. Siempre jugué a las muñecas y leía cuentos de hadas, me gustaba imaginar que era una princesa y viajaba a países extraordinarios. Después crecí y comencé a trabajar en lo que siempre soñé, me convertí en periodista y escritora, he tenido la suerte de encontrar mi vocación y mi misión desde muy joven.
Hace un año me encontraba sumergida en una tristeza enorme, renuncié a mi trabajo, lo que más amaba y sabía que debía retomar mi rumbo y empezar de cero, mi familia me apoyo pero sobre todo hubo alguien que creyó en mi y en mi trabajo y no me soltó: El Mundo de Regina.
En este blog maravilloso me reencontré a mi misma, no perdí mi identidad y fue un motivador enorme para continuar la búsqueda de nuevas metas y sueños. Las Mujeres cuando nos apoyamos, cuando nos damos la mano como Regina me la dio a mi, podemos crear y crecer, las Mujeres tenemos esa capacidad. Aquí no solo encontré un lugar donde seguir escribiendo, también encontré un lugar donde sanar y transformar mi inspiración en notas que ustedes han disfrutado y que yo escribo con el corazón.
Hoy deseaba contar esto porque es necesario que conozcan el trasfondo de un arduo trabajo, que sepan de nuestras historias y que en muchas ocasiones lo que ustedes leen vienen de un lugar profundo y siempre respaldado por una gran mujer, nuestra Regina, que nos abrió este espacio a todas las que tenemos algo que contar, algo que compartir, valoró mucho su apoyo, su amistad y su dedicación. Así somos las Mujeres, capaces de entregarnos al trabajo para dejar una huella y un mensaje a los demás, trabajamos en equipo.
Yo todos los lunes relató una historia en mi “Monday Muse” les cuento de una mujer extraordinaria, cuando desde hace tiempo debí contarles de Regina, de la Mujer detrás de este El Mundo de Regina, una persona que continuamente nos impulsa y que es la líder de este barco, que me permite dirigirme a ustedes y que desde que le dio “Follow” a Eugenia Garavani no ha dejado de ser cómplice de mis proyectos y una gran consejera.
El Día Internacional de la Mujer aquí se celebra todos los días, porque somos mujeres y somos mujeres trabajando por nuestros sueños, por nuestras metas, con visión y sobre todo con muchas ganas de haber cumplido nuestros propósitos. Y como dijo Ayn Rand “la pregunta no es ¿quién va a permitírmelo? sino ¿quién va a detenerme?” ¿verdad Regina?
prin
¡Felicidades Mujeres!