prin

Tras dos años de relación y un hijo en común, Carlota y Dimitri se casaron en una boda en Mónaco y solo yo te puedo contar todo con lujo de detalle.

 Mi semana transcurría muy tranquila hasta que se anunció Carlota y Dimitri contraerían matrimonio este sábado, entonces una revolución en medios y redes sociales se suscitó, hacia solo unos días habíamos visto a parte de la familia en el Grand Prix de Mónaco, jamás imaginamos que estaban a punto de celebrar una boda. Desde especular donde se llevaría a cabo y lo más importante: el vestido.

Desde muy temprano –de madrugada- todos los medios y demás curiosos estuvimos pendientes de cada segundo, sabíamos que la ceremonia se llevaría a cabo en el Palacio a medio día, debo confesar que comencé a buscar entre las cuentas de Instagram de las amigas de Carlota como Eugenia Niarchos, Margherita Missoni y Bianca Brandollini, todas ya habían compartido en sus redes que se encontraban en Mónaco. Y continuando con la pista surgió una fotografía de los novios ¡por fin podíamos ver el vestido de Carlota! Era fotografía de la pareja junto al productor Thomas Langmann ¿Cómo se filtró la foto? Gracias a Loulu la hija de Thomas –que por cierto es primo de Dimitri- resulta que no solo compartió esa foto sino que además otras historias en Instagram que se hicieron virales y después tuvo que quitar de su cuenta, demasiado tarde.

ed31f25c-413e-4d1f-b460-bd6ceb4e48f7

Poco después el Palacio nos regaló una imagen de la pareja, y también ocurrió otra confusión, ya que al principio se creyó que el hermoso vestido de encaje de Carlota había sido diseñado por su amigo Giambattista Valli –quien también se encontraba en el principado pero no. Un par de horas después la cuenta de Saint Laurent confirmo que la novia llevaba un vestido de la firma creado por su director Anthony Vacrello. El vestido estaba claramente inspirado en su abuela Grace Kelly, Carlota lucia espectacular, muy chic con una falda mini y stiletos que combinaban perfecto.

Es bien sabido que tras la ceremonia civil, Balthazar hijo de la pareja y que nació el 23 de octubre pasado fue bautizado, pero ignoramos más detalles al respeto. Tras la boda civil el palacio recibió amigos y familia quienes se divirtieron en los jardines, ahí se comió pizza, helado y hubo música en vivo a cargo de Alessandro Ristori y los Portofinos. A juzgar por las instastories de muchos de los invitados podemos ver el ambiente y la diversión reino. Y por supuesto Dimitri fue víctima de las bromas de sus amigos y sus cuñados Andrea y Pierre quienes lo lanzaron a la alberca con todo y traje de YSL, la tradición se impuso y Dimitri no tuvo as que cooperar.

Al caer la noche los invitados cambiaron el look estilo campiña francesas por outfits de alta costura, todos se trasladaron a La Vigie, un palacete con vista a la Riviera francesa que fue construido en 1902 y llego a ser propiedad de Karl Lagarfeld, ahí Carolina de Mónaco paso momentos inolvidables junto a su gran amigo, justo donde el “keiser” de la moda tomo las icónicas fotografías de la princesa y Stefano Casiraghi junto a sus hijos. El evento o más bien la boda en su totalidad fue organizada por Francois  Dumas, amiga cercana de los Grimaldi y la PR consentida del Palacio, ella fue la organizadora de las bodas de Andrea y Pierre, así como la del príncipe Alberto y los icónicos bailes de la Rosa y de la Cruz Roja.

1b5d5e12-4785-4149-91f3-96531706fa16

 

Durante la gala Carlota en verdad rindió un homenaje a su abuela Grace, no solo lucio un peinado a acorde al look de la princesa sino que además porto una de sus joyas más emblemáticas, se trata de una pieza de Cartier que se puede usar como tiara o gargantilla, Carlota eligió la segunda. Y su vestido fue un tributo a su gran amigo Karl Lagarfeld. Fue con un diseño de la colección primavera verano de Chanel que Carlota eligió como su vestido de novia. Unas horas después el principado volvía a obsequiarnos una hermosa instantánea de la pareja, una fotografía que se asemejaba mucho a otra que mismo Lagarfeld tomo a los padres de la novia  en la década de los 80s.

Gracias a los invitados que compartieron fotos y videos tuvimos acceso a material invaluable, como Carolina de Mónaco bailando con sus hijos, luciendo feliz y orgullosa, también como Carlota canto y disfruto de su noche, fue un día realmente excepcional, ahí pudimos ver a otros invitados como Marta Ortega, Ekaterina de Hannover, Alessandra de Osma y por supuesto el resto de la familia real como Estefanía y sus hijos. Cabe mencionar que el look más trendy fue el de Pauline Ducruet que eligió un palazzo en negro de la colombiana Silvia Tcherassi y joyas de Bvlgari.

 

 

Al día siguiente la diversión continúo en el Club de yates de Mónaco, donde Carlota llego luciendo un vestido en beige muy de verano de Stella McCartney. Ahí amigos y familiares continuaron mostrándonos vía instastories lo mejor de la fiesta.

 

Fue un fin de semana glamouroso y alegre, donde por fin pudimos ver como Carlota formalizo su unión con Dimitri. Existe el rumor de que se lleve a cabo una ceremonia religiosa muy pronto y yo de nuevo les tendré todos los detalles, mientras tanto muchas gracias por seguir mis historias en El Mundo de Regina y en mi propia cuenta de Instagram.

Muchas gracias y ¡que vivan los novios!

Por  Eugenia Garavani.