La semana pasada abrió en la Roma Norte Pizzería Lardo. En cuanto me enteré la visita a este nuevo lugar se convirtió en una de mis prioridades ¡y cómo no! si es un proyecto más con el sello de garantía de Elena Reygadas, una de las figuras más importantes de la escena gastronómica mexicana y sin duda una de mis chefs favoritas. Soy fan de sus restaurantes y de su panadería.

El fin de semana convoqué a mi grupo catador favorito y tuvimos la oportunidad de ir a conocer esta increíble pizzería y salí con la panza llena, el corazón muy contento y súper encantada. Este lugarcito tiene un encanto propio. Desde que entras el calor del horno de leña, el protagonista del lugar, y el aroma a pan recién horneado me abrieron el apetito de inmediato.

Nos sentamos en la barra para tener the full experience y en seguida Ivan uno de los chefs “crack” a cargo de las pizzas nos dio la bienvenida. Veníamos hambrientos y con ganas de probar de todo, así que hicimos caso de sus recomendaciones.

De inmediato puso sus manos a la masa y empezó a darle forma y a estirar con sus dedos la bola de masa que tenía en frente. Con unos cuantos malabares artísticos y mucha habilidad en pocos minutos estaba la masa perfectamente redonda y estirada, lista para recibir el resto de los ingredientes y entrar en ese exquisito horno con su base giratoria que dora la masa a la perfección.

Déjenme les digo que uno de los elementos más importantes de estas pizzas es precisamente que la masa con la que está hecha es una masa madre reposada 72 horas, lo que hace que la pizza además de tener un sabor delicioso, sea ligera y fácil de digerir. Así fue preparando en el momento, una a una todas nuestras pizzas.

La carta es bastante sencilla pero cada una de las pizzas tiene una propuesta sobria, creativa y especial. Con tan sólo unos cuantos ingredientes las combinaciones son sofisticadas y diferentes y la calidad de los ingredientes habla por sí sola.

Desde la clásica Margarita, favorita de chicos y grandes, hasta propuestas con ingredientes de temporada como la pizza de calabaza de Castilla con quelites y ricotta, ¡para chaparse los dedos! o la extravagante pizza
de huevo con parmesano y trufa negra ¡mmm! muy gourmet.

Para los carnívoros la pizza de nduja con kalamatas y cebollas encurtidas y la de sobrassada con jitomates cherry son un must y bueno… no puede faltar la favorita del chef: prosciutto di Parma con arúgula, simplemente espectacular. De verdad no hay a cual irle, todas estaban buenísimas.

Lee también: RECETA: ENSALADA DE VEGETALES Y FARRO 

Acompañamos cada mordida con una sencilla ensalada de arúgula y alcachofa, bastante rica y cerveza, vinito y agua mineral.

Para cerrar con broche de oro y con la garantía de la reposteria de Rosetta, el crujiente de avellana, el tiramisu y uno de mis espressos favoritos de la ciudad fueron el final feliz de una comida perfecta.

Así que ya tenemos una razón más para ir a la Roma. Felicidades a Elena y a todo el equipo de Pizzería Lardo, en especial a los chefs Ivan y Federico por su extraordinario trabajo. Se los recomiendo muchísimo, estoy segura que les va a encantar. Y recuerden ir con hambre porque van a querer probar todo!

The Chic Wanderer @thechicwanderermx 

#ReginaTeLoCuentaMejor