por The Chic Wanderer

El fin de semana pasado amaneció muy nublado y frío. De esos días en los que se antoja estar en un lugar calientito, comer comfort food y compartir con nuestros queridos. Y qué mejor oportunidad para conocer un lugarcito nuevo que ya tenía ganas de conocer.

Escondida en un sótano de en una de las cuadras más famosas de la Roma se encuentra Milk. Al llegar a Casa Basalta, tienes que atravesar el patio y bajar unas escaleras. Ahí te topas con una pesada puerta de cristal donde se lee en letras doradas “MILK hacemos lo que queremos” un lema rebelde que describe muy bien la personalidad de este lugar: propuestas creativas, diferentes y mezclas novedosas.

Lo primero que llamo mi atención al cruzar la puerta fue el olor a pan recién horneado que inunda el lugar y de inmediato abre tu apetito, uffff.

Al entrar hay una barra de bebidas con una gran variedad de botellas a la vista. Más adelante en el comedor central con un ambiente muy acogedor e iluminación cálida, unas cuantas mesas y una barra en donde sobresale un inmenso horno de pizzas italiano donde los cocineros preparan las pizzas a la vista de los clientes. Si te gustan las terrazas, puedes sentarte también al aire libre en un muy lindo patio interior en donde te permiten hasta llevar a tu perro contigo.

La carta es corta pero con opciones para todos los gustos.

Empezamos con dos entradas de vegetales muy originales. El Brocoli asado, que definitivamente fue mi favorito, con un aromático sabor a carbón y un aderezo spicy, textura crunchy con pedacitos de cacahuate y el aftertaste acidito del sauerkraut ¡Súper recomendable! Después probamos la ensalada de arugula con helado de queso de cabra, pedacitos de panal de miel de abeja, croutones de pretzel y trocitos de cashews, una mezcla de sabores salados y dulces que se mezclan a la perfección en cada bocado dejándote con ganas de más!

Las protagonistas son las pizzas y puedes elegir entre una variedad de pizzas blancas o con salsa de tomate.

Estas pizzas están hechas con una base de masa madre con un mínimo de 72 Hrs de fermentación, lo que da como resultado una masa deliciosa, crujiente y ligera, de fácil digestión.

Las pizzas más sobresalientes, la de Salmón ahumado con todos sus acompañamientos clásicos: crême fraiche, aguacate, cebolla y chilito serrano…. buenísima! O la carbonara con una base de bechamel, tocino, parmesano y un huevo estrellado que al poncharlo deja escurrir la suculenta yema sobre las rebanadas. Si eres de los que prefiere una pizza más clásica con base de jitomate, tienes que probar la pizza de burrata, la de hongos con provolone, jitomatitos cherry y chile serrano o la original pizza de jamón serrano con arugula y mezcla de quesos…. para chaparte los dedos!

Probamos también los gnocchi, tan ricos que tuvimos que repetir, súper frescos, se deshacían en la boca. Mmmm! Y ya saben que yo soy muy postrera, así que seguí la recomendación del mesero y para cerrar con broche de oro probamos la tarta de chocolate y espolvoreada con sal de mar de colima que acentúa los sabores del chocolate semi amargo, acompañada de una bolita de helado de caramelo ¡una verdadera exquisitez!

Lee también: GELATINA DE COCO HEALTHY

Visitar éste lugarcito fue una experiencia muy agradable y reconfortante, comimos delicioso y nos sentimos muy a gusto.

Se los recomiendo mucho para ir con sus amigos o en plan familiar. Yo seguramente volveré pronto. Así que si andan de antojo, vayan a conocer Milk.

@thechicwanderermx

#ReginaTeLoCuentaMejor