“Taqueo, luego existo” – Anónimo

Un día como hoy pero de 1997, se institucionalizó el Día Internacional del Taco con el objetivo de enaltecer a este alimento milenario, tan querido no solo por los mexicanos sino por todo el mundo entero. El taco es una preparación que consiste en una tortilla enrollada, la cual contiene algún alimento encima con algún tipo de salsa.

Es considerado como uno de los platillos más representativos de la comida mexicana​ y forma parte de nuestra historia, cultura y tradiciones.

En tacos se rompen géneros y cada quien tiene su favorito, es versátil y se adapta a su entorno, pueden ser sencillos, hechos en casa para acompañar alimentos preparados en el momento, una simple tortilla enrollada, una tortilla espolvoreada con sal o simplemente con salsas picantes; también pueden ser más complejos como los tacos al pastor, de canasta o las flautas.

Todas estas variaciones se acompañan con diferentes elementos que pueden ser verduras, salsas, quesos rallados, cremas y limón dependiendo del tipo y el gusto de la persona. Los ingredientes y acompañantes varían de región a región pero algunas preparaciones se mantienen fijas independientemente del lugar.

Los tacos también pueden ser con doble tortilla o “copia” cuando el alimento que contenga sea demasiado pesado para ser contenido con una sola tortilla. Pueden ser de tortilla de maíz, harina o incluso de nopal. Se comen en el desayuno, comida o cena, entre comidas o como lo mejor que les puede pasar a los trasnochados y aquellos que buscan perdón absoluto en la cruda.

Vale la pena destacar que un taco necesita forzosamente de 3 partes: tortilla, alimento y salsa. Cualquier extra es meramente opcional, sin embargo esta trilogía no puede faltar para ser considerado como un taco persé (con excepción del taco de sal). El limón, la cebolla y la “pastura” (cilantro, pápalo, etc.) siempre serán un gran acompañamiento y variará dependiendo del tipo de taco.

A lo largo del país existe una gran variedad y estilos de tacos, sin embargo dentro de los más famosos nos encontramos:

Tacos de Carnitas: rellenos de carne de puerco confitada en manteca y naranja. Los mejores exponentes se encuentran en Michoacán y se recomienda acompañarlos con cebolla, cilantro, limón y una salsa picosita. Los favoritos por lo general son los de maciza y cuerito, sin embargo los expertos opinamos que lo mejor es el buche, la nana y el nenepil y si me lo permiten el cachete y paladar son una exquisitez.

Tacos de Canasta: se encuentran dentro de un cesto muy bien acomodaditos y normalmente son transportados en bicicleta. Son sumamente sencillos y el chiste consta en la manera como están acomodados y el aceite que se les vierte al final, por eso pareciera como si sudaran entre ellos y generando ese sabor tan especial. Los hay de papa, frijol y chicharrón entre otros y eso sí, no puede faltar la salsa roja y verde que  por lo general está en cubetas de plástico, extra picosa, así como también el pedazo de papel en el que se sirven.

Taco Placero: tradicionales tacos que son servidos por lo general en los mercados o como botana en algunas comidas. Constan de una ensalada de nopales, rebanada de aguacate, chicharrón seco, pico de gallo y para redondear un poco de queso fresco espolvoreado. Una chulada.

Taco de Guisado: se presentan en diversas cazuelas de barro, cada una con un diferente guisado los cuales van desde rajas con crema, albóndigas, tinga, cochinita, cerdo en diferentes salsas, mole, arroz, chile relleno, chorizo con huevo, milanesa, huevo cocido, en fin, la cantidad de platillos es innumerable. Se suelen acompañar con salsas, cebollitas con chile habanero, frijoles y nopales.

Tacos al Pastor: uno de los favoritos y más respetados a lo largo y ancho del país. Trompo con carne de cerdo marinada en adobo, en el cual el taquero va cocinando lentamente la carne y la coloca en una tortilla un poco más pequeña de lo habitual. Con una maniobra asombrosa hace volar un trozo de piña por los aires y la atrapa  en el taco, se le pone un poco de “jardín” (cilantro y cebolla finamente picada), una cucharadita de salsa roja y unas gotitas de limón. Un ganador indiscutible de la noche y de los trasnochados.

Tacos de Pescado: Originarios de Baja California y famosos ya en todo el mundo. Son a  base de pescado o camarón, los cuales son rebosados en una mezcla irresistible y posteriormente se fríen. Se acompañan con crema, col, cebolla, aguacate y se recomienda agregar unas gotitas de limón y una sabrosa salsita roja.

Tacos de la Calle: la variedad de este taco depende de la región donde nos encontremos. Pero los hay de bistec, milanesa, tripa limpia, tripa sucia, chorizo, cabeza, ojo, machitos, moronga, birria, milanesa con papas a la francesa, etc. También entran en esta categoría los tacos dorados o flautas que pueden estar rellenos de múltiples ingredientes como papa, queso, frijoles, pollo, picadillo, requesón, flor de calabaza, carne deshebrada y cuitlacoche entre muchas otras opciones. Estos tacos se recomienda acompañarlos con crema y queso fresco y salsa verde o roja.

Aquí algunos datos interesantes acerca de este inmaculado alimento:

  • La palabra taco proviene de la palabra náhuatl “tlahco”, que significa en medio, por eso el relleno debe estar justo a la mitad de la tortilla.
  • La primera taquiza de la que se tiene registro fue hecha en Coyoacán en honor a Hernán Cortés y sus capitanes.
  • Durante la colonia y hasta la Revolución se les consideraba un alimento para las clases bajas.
  • Los tacos de guisado eran típicos de los tianguis prehispánicos.
  • Se dice que Emiliano Zapata alimentaba a su caballo solamente con tacos.
  • En 1947 se inventó la primera máquina para hacer tortillas por Fausto Celorio, la cual lograría revolucionar la comida mexicana.
  • El astronauta John Glenn incluyó la tortilla en el menú del transbordador espacial Discovery en 1998.
  • El record Guinness del taco más grande del mundo lo tiene Guadalajara, lugar donde se utilizaron 200 kilos de cochinita pibil y 44 mil tortillas que derivaron en 2,757 metros de puro sabor.
  • Los tacos al pastor fueron creados en Puebla luego de adaptar el Shawarma árabe y cambiar la carne de cordero por carne de cerdo, eso sí la tradición de echarle las verduras sería incorporada en la Colonia Condesa unos años después.
  • El taco más largo del mundo lo hicieron en Querétaro, midió 75 metros y estaba relleno de carnitas.

 

Así que en medio de esta cuarentena podemos festejar en este día Internacional del Taco, preparándonos por qué no un taco gourmet, pidiendo a domicilio unos ricos tacos al pastor o en su defecto con un sabroso taquito de sal.

@huey_tlacuali

#ReginaTeLoCuentaMejor