Estos caldos pueden ser hechos de huesos de pollo, pavo, res o puerco. Los huesos se dejan hervir por varias horas para que suelten todos sus minerales, vitaminas y gelatina. Se les puede añadir vegetales, los vegetales se descartan al finalizar la cocción y queda un caldo sustancioso que los más entusiastas disfrutan como cualquier otra bebida.

 

Cuando comemos carne, ya sea de ternera, de cerdo, pollo, etc., lo que solemos consumir es el músculo.

El músculo es rico en aminoácidos esenciales y nos ayuda a reparar nuestro propio cuerpo. El problema es que en general solamente consumimos el músculo, cuando en realidad deberíamos consumir todo el animal. Nuestros ancestros lo sabían y los animales predadores lo saben también, somos nosotros los que nos hemos acostumbrado a las bandejitas de carne magra en el supermercado.

Comer el animal entero significa comer hígado, corazón, cerebro y aprovechar también los huesos y el cartílago que los rodea.

Comer huesos y cartílagos tal cual no es de lo más apetecible, así que para lograr extraer esos nutrientes, necesitamos un chorrito de vinagre de manzana, agua y paciencia.

 

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE UNA SOPA Y UN CALDO DE HUESOS?

Al cocinar una sopa convencional de 1 a 2 horas lo que estamos haciendo es infusionar el agua con el sabor de los huesos y las verduras. Parte de sus nutrientes pasan al agua, pero en menor medida.

Cuando a los mismos ingredientes de esa sopa le añadimos un chorrito de vinagre de manzana para contribuir a la desmineralización de los huesos y dejamos que se cocine a fuego lento durante 24-30 horas, conseguimos que los minerales y el colágeno de huesos y cartílagos pasen al caldo y podamos así consumirlos.

 

Beneficios del caldo de hueso:

Se ha demostrado en muchas ocasiones que el colágeno y la gelatina, que se encuentran en el caldo de huesos, pueden beneficiar la salud de la piel. Otros beneficios que te aporta el caldo de huesos cuando lo comes:

  • Combates el estrés
  • Reduces la inflamación
  • Acelera el sistema digestivo
  • Aumenta la producción de colágeno
  • Disminuye la artritis
  • Tiene un alto contenido en calcio para fortalecer los huesos.
  • Fósforo
  • Aminoácidos que nivelan en Ph del estómago