Con muchas expectativas, la serie se estrenó el pasado 13 de septiembre en Netflix y ha arrasado convirtiéndose en la segunda serie más vista  a nivel nacional, desde entonces, los mexicanos hemos quedado enganchados con la trama y el género de Monarca, el cual nos recuerda a las telenovelas mexicanas, pero con una producción que nos recuerda la calidad de las series internacionales.

Monarca, la serie producida por Salma Hayek, la cual abandera este proyecto intentando poner en alto el nombre de México en temas de producción y talento.

Monarca se adentra al mundo del tequila de la mano de los Carranza, una acomodada familia que verá tambalear su imperio ante los infortunios a los que se ven inmersos: la búsqueda del poder, el narco y la ambición de otros miembros de la familia buscarán acabar con el legado del patriarca de la familia. La historia va desde el pueblo de Tequila en Jalisco con sus agaves, jimadores y haciendas hasta el complicado mundo empresarial en la Ciudad de México.

La serie de 10 capítulos, que es protagonizada por Irene Azuela, Juan Manuel Bernal y Osvaldo Benavides, sigue el mundo de la élite mexicana adinerada, la corrupción en los negocios y entre otros sectores, los escándalos y la violencia. Intervienen además temas como el bullying en redes sociales, lo cual es también otro elemento para atraer a los jóvenes a engancharse.

Al final de los 10 primeros capítulos se quedan en el aire varias interrogantes que sin duda dan para una segunda temporada.

Altamente recomendada este producto nacional.

#reginatelocuentamejor