Por: Cris Aubry

“Si le das tiempo al tiempo, te darás cuenta de que él se encargará de poner cada cosa en su lugar.”

En 1930 Christiaan Huygens inventó el reloj de péndulo.

Gracias a Huygens,  y su oscilador armónico: el cuál produce ciclos de balanceo en intervalos de tiempos iguales. Se puede medir el tiempo con exactitud.

Para mantener la hora con precisión, los relojes de péndulo deben estar perfectamente nivelados. Si no lo están, el péndulo oscila más a un lado que al otro. Alterando su funcionamiento.

Huygens,  también descubrió que dos relojes colgados de la misma estructura de madera oscilan en sincronía. Esto por las vibraciones del soporte.

reloj

Me encanta esta historia.

A lo largo de nuestras vidas,  nos van a cuestionar muchas cosas.

¿Qué vas a estudiar? ¿Ya te graduaste? ¿Ya tienes trabajo? ¿Ya tienes novio? ¿Cuándo te casas? ¿Cuándo tienes un hijo? Etc…

Y pensando en esto, es por lo que me viene a la mente esta historia.

Vivimos en una sociedad en donde se cree que a cierta edad; y más si eres mujer ya tienes que tener muchos aspectos de tu vida resueltos.

Y nos olvidamos de que somos seres individuales y diferentes. Que no todos venimos a este mundo con la misma misión y que no todos los tiempos son iguales. Lo que sí, en mi opinión: son perfectos.

Y de la misma manera en la que los relojes de péndulo deben estar perfectamente nivelados para que funcionen bien. Creo que lo mismo pasa con nuestras vidas. Para que las cosas pasen y se den, tenemos que estar en sintonía. Estar nivelados.

Muchas veces queremos correr. Acelerar las cosas y que todo pase cuando nosotros  queremos. Y creo que la vida no funciona así. Todo tiene su tiempo.

Lo que si podemos hacer, es esperar en movimiento. Haciendo lo que nos toca de la mejor manera posible. Pero confiando también con paciencia en los tiempos.

Están las personas que quisieran tener una pareja, y al igual que los relojes de péndulo colgados de la misma estructura de madera oscilan en sincronía. Creo que pasa igual con nuestras almas. ¡Vibramos! Y son nuestras vibraciones las que atraen o alejan a ciertas personas. Son nuestras vibraciones las que nos permiten atraer o alejar incluso oportunidades.

Entonces creo que es importante tomarnos un espacio para parar y reflexionar. Poner en claro que es lo que queremos lograr y trabajar en eso pero sin correr.

Es a lo que yo llamo la espera en movimiento. Trabajar en ser nuestra mejor versión, pero confiando en los tiempos. Tener la certeza de que todo llega si es para nuestro mayor crecimiento. Pero mientras eso pasa enfocarnos en vibrar de la manera correcta.

Dejar de ser víctimas y dejar de ser de esas personas a las que todo les pasa. Y convertirnos en las personas que hacen que las cosas pasen, pero sin forzar nada.

Tomar las riendas de nuestra vida con la mejor actitud para generar.

Pero sabiendo soltar. Saber distinguir en cuándo es sano soltar y dejar ir, luchar por algo o solo esperar.

Y es ahí, en ese saber distinguir junto con paciencia en dónde la magia pasa. Y en dónde empezamos a vivir para el mayor bienestar para nuestras vidas y dejamos de vivir a través de los parámetros de los demás.

Los tiempos de todos son diferentes. E incluso los relojes rotos dos veces al día dan la hora correcta.

#reginatelocuentamejor