Cómo me encantan las historias de amor y más en esta época, nos recuerdan que nada es imposible y a pesar del caos que se vive en el mundo siempre hay algo bueno. Y está es la historia de una pareja a la que quiero mucho

María Hudson y José Antonio Saiz se conocieron un 15 de septiembre 2008 en Acapulco, los dos tenían 14 años. María estaba en Acapulco con sus amigas y él con amigos.

Se hospedaron en el mismo hotel y después de coincidir en albercas, elevadores, restaurantes y más acabaron siendo amigos. María asegura que desde que se conocieron se gustaron pues tenían muchas cosas en común.

¿Se imaginan la diversión a los 14 años? María pedía permiso a los papás de sus amigas para salir con el, hablaban por SMS todo el día y obvio por Messenger.

Después de un mes de platicas intensas se volvieron novios… un año después ella se fue a Miami, pero eso no impidió nada en su relación pues con 15 años siguieron su relación. María regresó y todo volvió a la normalidad.

LEE TAMBIÉN: ¿CÓMO VAN A SER LAS BODAS DESPUÉS DEL COVID?

Sin duda han tenido miles de momentos juntos, viajes, experiencias, amigos en común y lo mejor de todo una relación tan linda y única desde el principio. Los dos aman a sus familias.

Así que después de 12 años juntos… el día llegó

¡Se comprometieron!

María le propuso a Josean ir a Acapulco, pues ella necesitaba un break del trabajo. Ella es nutrióloga y evidentemente en esta cuarentena, tiene demasiados pacientes, así que era URGENTE un break.

Él le dijo el jueves después de haber llegado que tenían una cita de negocios en el Hotel El Encanto, así que los dos se arreglaron y corrieron al hot spot de Acapulco. Claro que María notó algo nervioso a Jos y se imaginó que taaaalvez podía ser el día.

Peeero, al llegar los pasaron a una mesa de seis personas, entonces supo que no era el día. Unos minutos después el mesero les dijo que la mesa estaba en otro lugar y que había sido un error.

Se subieron al elevador para llegar al piso de arriba y… sorpresa. Todo estaba lleno de rosas y de fondo la vista más espectacular de Acapulco. María supo desde el instante en el que vio las rosas de lo que se trataba y las lagrimas salieron.

Después de llegar al final del pasillo se encontró con un cuadro que él mandó a hacer con un artista italiano que a ella le encanta. Se hincó y con toda la emoción del mundo María dijo que ¡SÍ!

Fue un fin de semana lleno de emoción pues las sorpresas no terminaron ahí, Jos decidió preparar una cena sorpresa con las familias de ambos para festejar.

Y al día siguiente todos los amigos de María y Jos llegaron a Acapulco para celebrar este día tan especial.

¡María y Jos les deseo siempre lo mejor! Siempre han sido una pareja divina y estoy más que segura de que así será para siempre.

#ReginaTeLoCuentaMejor