Paulina Espinosa a quien siempre vemos alegre y trabajando, comparte una profunda enseñanza sobre lo que experimentó en el último año y que mejor que hacer ese balance en su cumpleaños.

En sus palabras:

“365 días, noches, soles, lunas y una infinidad de cambios que aún siendo pedidos, a veces cuestan trabajo. Para mi, este año fue padrísimooo. Pasé mucho tiempo con gente que me enseñó a ver la vida completamente diferente y me reflejó que los imposibles neta no existen, solo es cuestión de tiempo. Aprendí lo importante que es el amor propio (obvioooo sigo en el camino, sigo siendo mi crítica #1 pero bueno ahí voy). Aprendí que en lo imperfecto está lo perfecto. Enfrenté mis miedos y conocí muchos otros que aún nos quedan uno que otro journey juntos para quererlos y dejarlos ir. Aprendí que ser paciente es complicado pero siempre vale la pena. Comprobé que la teoría de agradecer SÍ multiplica toda la magia del Universo y te empiezan a pasar cosas que no tienen explicación lógica alguna. Aprendí que el mejor dinero gastado es en el que no te endeuda y te da experiencias con personas que amas. Aprendí que cuando el corazón duele es porque se quiso bonito y soltar no tiene por qué borrar. Aprendí a no querer cambiarme, ni compararme con los demás. Recordé cuanto amo escribir y volví a hacerlo más seguido. Aprendí que el camino perfecto es en el que estás. Aprendí a mirar (y en proceso de aceptar) mi parte fea jajajaja. Aprendí que cosechas lo que siembras y (una vez más) confirmé que la buena onda se contagia. Aprendí a decir que no y aventarme muchas veces por el sí. Aprendí que compartir lo que pienso siempre ayuda a más de uno y eso es lo max. Aprendí que somos lo que nos repetimos sieeeempre. Aprendí que está bien tener crisis y no saber qué onda, es parte del camino. Aprendí que puedes aprender cosas nuevas diario, si así te lo propones. Aprendí que soy una cursi sin límites jajajaj. Aprendí a dejarme de pelear con mis creencias y más bien a deshechar las que ya no me hacen tanto sentido y crecer las que bien me van. Aprendí a amar lo que es y a dejar de suponer (sigo en proceso tampoco está tan fácil). En fin, creo que la última vuelta fue un sube y baja de emociones llena de aprendizajes y vivencias padrísimas y estoy segura que esta nueva vuelta será aún mejooooor wuwuuwuw. 🌞🌊💛🦋✨🔮”

¿Y ustedes que experimentan en cada nueva vuelta al sol?
-R.
#reginatelocuentamejor