Aunque todo parecía ir bien en mi cuarentena hay días en los que me explota la cabeza y siento que ya no puedo más. Y sí, varias cosas influyen en mis días. Cuando vivo momentos de estrés siento que nada tiene solución y que todo es malo. Todo lo que hago, como me expreso y muchas otras cosas.

Sé que todos vemos el mundo de una forma diferente y a veces nos gustaría que con nuestros ojos y corazón, la gente pudiera entender lo que queremos explicar. Pero seamos realistas eso es imposible y cada quien vive su propia percepción. Así que lo único que puedo controlar son mis pensamientos y mi forma de reaccionar.

En general, en mi vida he pasado por muchos enojos, desacuerdos, malos entendidos y más, por intentar demostrar mi percepción y la verdad, llegó un punto en el que ya me canse. Y aquí recuerdo que no tengo que demostrarle nada a nadie, basta con mi seguridad.

Lee también: ¿Cómo vivir un día a la vez?

Alguna vez alguien me dijo “Elige tus batallas” y honestamente no lo tomé tanto en cuenta, hasta que un día en medio de una pelea o crisis pensé que me daba toda la flojera del mundo gastar mi energía en pelear. También querer pelear por todo, que ojo, muchas veces no nos damos cuenta y esta en nuestro inconsciente.

Y entonces, aprendí a elegir lo que sí vale la pena pelear y lo que no. ¿Hay cosas que son significantes? Déjalas ir. ¿Sientes que fue algo personal? Déjalo ir. ¿Piensas que el mundo está en tu contra? Suéltalo. ¿Crees que toda la gente te odia? Ni al caso, no se acuerdan de ti y si sí, wow, eres demasiado importante para ellos. ¿Quieres recordarle a esa persona lo que te hizo una y otra vez? Trabájalo en tu terapia.

La vida es tan corta que si te quieres pelear por todo la única persona que va a acabar sufriendo eres tú. ¡Qué lastima y tortura!

Hace poco escuche un podcast de Se Regalan Dudas en el que una experta en heridas habló y su forma de comunicar las cosas me fascinó, empece a seguirla en Instagram y sus mensajes me atraparon, sobre todo uno que publicó esta semana. Estaba en medio de una crisis y lo entendí por completo. Ella habla de como dejar pasar o como hacerle para que no te afecte lo que alguien piense de ti, sus juicios y sus críticas.

Hay que:

– Sostenerlo
– Gestionarlo
– Hablarlo
– Dejármelo sentir
– Aceptarlo
– Y pasar a otra cosa

“Me siento aún más en PAZ que antes por ver que, es VERDAD que puedo elegir la PAZ y no necesitar tener la razón. PREFIERO Y ELIJO TENER PAZ ANTES DE TENER LA RAZÓN ¿Y tú? ¿eliges estar en paz o tener razón?”

Basta de pelearme con la gente demostrando que tengo razón, prefiero estar en paz. ¡Y obvio ser feliz! Esto no es la solución a tus problemas, pero a mí me ha ayudado a que se me enfríe la cabeza en esos momentos que quiero explotar.

@fercabello

#ReginaTeLoCuentaMejor