Un servicio de streaming ha hecho la diferencia durante mi aislamiento voluntario de más de 5 meses. No es iTV, ni Netflix -aunque confieso aquí on the record que veo uno que otro episodio ocasionalmente de Queer Eye con mi consen Bobby Berk para subir mi estado de ánimo y controlar la ansiedad. Lo que se ve 24/7 en mi casa (….que es su casa…) es U Live TV en NeoTV de mi Firestick.

Allí ando zapping entre Instagram y BravoTV para ver últimamente non stop “The Real Housewives” en todas sus versiones: Potomac (domingos), New York (miércoles), Beverly Hills (jueves -o viceversa), y próximamente Salt Lake City.  Y aunque traté de poner fin a mi adicción que recién comenzó con la llegada de mi consen y religiosamente llevé a cabo los pasos: anger, denial, depression, bargaining, and acceptance me reconozco actualmente como ¡un adicto a los dramas de all of the above! Mi obsesión a ver todas las emisiones es mi nuevo vicio. ¿Lo anuncio por FACEBOOK, Twitter e Instagram (mi OTRA adicción)?

A la mejor sólo con el reconocimiento de mi comportamiento lo puedo corregir. La aceptación es el comienzo. Obviamente, todo lo op cit viene aderezado de un sendo crash course sobre gender issues, white privilege, black lives matter, bias, intolerance, white Barbies, y más, más, más. O como dice allí @DeniseRichards antes del “stop and cease”:  Bravo! Bravo! Bravo!

Lee también: DE LO MEJOR DEL AISLAMIENTO

Amo también las reuniones todas en What What Happens Live!, lo que allí sucede y que refleja un poco –por qué no aceptarlo mi exvida real con las “locales” de mi código postal, que A-M-O. Obvio, la de por aquí sin las mini vans en que normalmente se transportan localmente y durante sus viajes, sino con SUVs y escoltas todas. Sin las cámaras de TV, sólo con las lentes de los paps como Isra, Héptor, Hilde, Fer, Sergio et al que las persiguen y documentan sus ires y venires.  Andy Cohen es mi pastor, hasta mi
“nuevo” look está inspirado por el late night host. Allí, mi cita puntual, que ni siquiera cumplo diariamente con Jimmy Fallon en Sky 1 sino hasta hace poco en su versión “at home in the Hamptons”. Y justo ahora en se aplana la curva (sic) y en que se va de summer break -seguramente a cuidar a su Ben hasta después el Día de Trabajo / Labor Day oséase pasando el 8 de septiembre y “namás” no sé cómo sobreviviré.

Pero, no son exclusivamente las “housewives” sino también los lunes de “Below deck Mediterranean” con Hannah, la chief steward que me recuerda a Rebeca (y el drama de su despido) y por qué no, de mis vacaciones en el Xanadu de Benetti Yatchs, entre otros (y en lugar de The Wellington que verdaderamente se llama The Wellesley con todo y sus 56.2 metros pero fue rebautizado por temas de “confidencialidad” o el Sirocco de temporadas anteriores). 

Todas las transmisiones, más las que se acumulen ésta semana cortesía de Marcos, mi tec guy y godfather. Los primeros cuatro meses, y en el espectro diametralmente opuesto, atento estuve a las sugerencias de mi fav y su movi-club en plataformas como Stremio donde revisité Twin Peaks a 30 años de su estreno original y el genio de David Lynch. Pero ni lo absurdo e irreal de la serie, su reencuentro, pelis subsecuentes, etc. etc. etc. se comparan con las entregas semanales de “Million dollar listings” o “Backyard Envy”.

Acepto que me urge que regrese mi consentida This is Us, pero por lo pronto mi “nuevo” placer culposo: BRAVO TV y yo extrañando a Neene, de la versión de Atlanta. Y ni qué ni qué también a los Shas of Sunset. Así que estaré “flaco, ojeroso, cansado y sin ilusiones”, como dice la canción un par de semanas. Lamentablemente todo aderezado con el peor servicio de Internet de Blue Telecom inalámbrico de Sky, con su señal inestable, y en los cortes publicitarios de la estación, con innumerables anuncios de fármacos para “adultos contemporáneos” que van desde antidepresivos como Rexulti, gotas para los ojos secos,  aunque ya lo decidí que la única happy pill que verdaderamente yo quiero es Psylosibin una “droga” para quitar la ansiedad  PD Aquí quincenalmente lo que sí importa. Y no dejes de seguirme en Instagram obviamente para que veas todo lo que sucede (cada vez más poco y retacado de #tb), y leerme en Twitter ambos @rafaelmicha y revisar nuevamente todas las más de 320 entregas en la web en radarmicha.com y en RSVP Excélsior.

#ReginaTeLoCuentaMejor