mondaymuseisa
Hace unos días me conmoví hasta las lagrimas cuando en Instagram vi una publicación que me partió el corazón. Poncho Barbosa, si ese Poncho -el de Mercurio-del que todas estábamos enamoradas y pegamos su póster en la pared, compartió con sus seguidores la lucha que el su esposa Ximena estaban enfrentando, la terrible enfermedad con la que su hija Isa había sido diagnosticada hace 6 meses y la cual había vencido de la manera más positiva. Primero tengo que felicitar a esta familia, su historia es un ejemplo y un aliciente para miles de familias que están pasando la misma situación. Historias esperanzadoras como la de Isa dan Fe y ánimo, nos hacen creer en milagros.
La historia de Isa es la de miles de niñas y niños en muchas partes del mundo y quisiera tomarla como un ejemplo y rendir tributo a verdaderos héroes, personas que nos inspiran, que siendo tan pequeñitos se ven enfermos, con muchos suelos en pausa. Los niños no deberían pasar por esta situación, Isa debió seguir jugando y creciendo feliz y la vida le envío una enfermedad con un propósito que solo ella descubrirá, pero definitivamente nos deja una lección de fortaleza y optimismo. Una niña valiente que venció un obstáculo y deja a todos los que leímos el testimonio de su papá en Instagram un aprendizaje.

 

Yo pienso que a veces somos muy egoístas y no vemos a nuestro alrededor, no ponemos atención a cuáles son las auténticas historias de éxito. Creemos que éxito es construir una empresa o ganar un premio sin recordar que las verdaderas historias de éxito las encontramos en detrás de las puertas de un hospital, cuando alguien vence miedos y alcanza auténticas metas. Isa si lees esta columna que con tanto cariño te escribí a ti y miles de niños como tú, quiero que sepas cuando era adolescente forre mis cuadernos con fotografías que recortaba en las revistas de tu papá y nunca imaginé que muchos años después ahora que soy una mujer adulta TU te convertirías en mi héroe, tu y todos los niños con Cáncer son y serán siempre mis héroes y mi ejemplo para seguir adelante.
Felicidades Poncho, Ximena e Isa, mi más profunda admiración. Y a todas las familias que atraviesan por esta situación, siempre hay esperanza, nunca hay que perder la Fe.
XOXO
Eugenia Garavani