Esta pandemia ha sido tiempo de gran reflexión en varios aspectos de la vida, como lo platique en mi nota pasada. Y para mi una de esas reflexiones ha sido la importancia de valorar a nuestra familia y en como no debemos de dar por hecho el tiempo con nuestros seres queridos.

El año pasado perdí a mi Lala, la vida sin aviso se la llevo en tan solo dos meses, me acuerdo de la impotencia y el dolor que sentí ese día, lo único que pensaba era que la vida me había arrebatado a una de las personas que más quería, a mi confidente y amiga con quien platicaba de absolutamente todo y que siempre estaba ahí para mi en el momento que la necesitaba.

Por más que intentaba aceptarlo no podía entender como la Lala a sus 86 años de ir todos los viernes al super y al salón, de un momento a otro ya no estaba, por más que pensara que lo que había pasado era parte de la vida y que en el algún momento u otro tenia que pasar, me costo demasiado tiempo aceptar el dolor y entender que la persona que me marcaba todos los días ya no iba a estar ahí.

Con el tiempo fui aceptando que aunque la Lala no estuviera presente, diario estaba conmigo en mil maneras, la llevo en mi corazón y ademas me dejo una y mil lecciones de vida, me enseñó a ver la vida con otra perspectiva y diario me recordaba la importancia del amor, de vivir la vida y de disfrutar cada momento al máximo.

Hoy entiendo que los recuerdos son lo más importante y que debemos valorar cada momento

Aunque muchas veces queremos entender el porque las cosas pasan de cierta forma y muchas veces cuando menos lo esperamos y que la vida puede ser dura con muchas cosas, hoy se que todo tiene un porque y que es importante buscarle algo bueno a cada lección que nos deja la vida por mas difícil que pueda ser.

Se que la Lala estuvo para cambiarme la vida, y le agradezco con toda mi alma todas las platicas, risas, regaños, abrazos, besos y todo el amor que me dio. Se que mi vida no hubiera sido la misma sin una abuela como ella y me siento muy afortunada de haber pasado 26 años a su lado. Valoro cada recuerdo que me dejo y se que nunca me olvidare de todos los viajes, pijamadas que tuvimos, de su comida irremplazable pero sobre todo, de su amor y su apoyo.

Los abuelos son gran parte de nuestra vida y aunque ahorita estemos atravesando una situación muy difícil en donde para cuidarlos y mantenerlos seguros significa no verlos y no estar cerca de ellos fisicamente, eso no quiere decir que dejemos de preocuparnos por ellos y de estar presentes lo más que podamos y sobre todo de demostrarles mucho amor y no dejar de estar para ellos.

Lee también: LO QUE APRENDÍ DE LA CUARENTENA

Recuerdos con la Lala

1994
Cuando cumpli 8 años
Mi compañera de shopping
Mi cumpleaños 21
Cumpleaños 83 de la Lala en el 2015
la Lala y Mateo
Ale y la Lala
Su comida favorita Hot Dogs y Cerveza
Acapulco 2017
Europa 2016
La Lala, Ale y Mateo

Madrilista de corazón
Los abrazos que mas extraño

 

Cuidemos a nuestros abuelos 

@fertrueba__

#ReginaTeLoCuentaMejor