Aquí estamos, a una semana de que las familias hayamos decidido guardarnos para conservar la salud.

Personalmente muy atareada en el mejor intento de proveer a todos mis clientes y muchas caras nuevas, de todo lo que necesitan y seguirán necesitando por algunos meses. Sintiéndome al servicio de la comunidad a la que pertenezco y cuidando mucho mi higiene y ropa en el momento en que regreso a casa después de jornadas agotadoras.

Me parece que es de las primeras veces que veo a la gente pensando en prevenir, en cuidar su templo para conservarlo sano. Esto que hacemos hoy de hidratarnos, comer sano y suplementarnos con las vitaminas y minerales esenciales para que nuestro cuerpo esté fuerte es algo que siempre debemos hacer, no cuando nos sentimos amenazados sino como una práctica regular en nuestra vida.

Esa conciencia también debe permear la manera en que estamos viviendo el guardarnos en casa. Desde lo que vemos, decimos y escuchamos hasta mantenernos activos en labores de casa que tal vez nunca hacemos por falta de tiempo.

¿Cómo apoyar a los pequeños empresarios, emprendedores y terapeutas?

Podemos comprar con servicio a domicilio, podemos fijarnos en adquirir productos con empresas que sabemos que hacen un esfuerzo cada mes por lograr sus metas.

Contratar servicios de terapeutas que ofrecen trabajar a distancia en vez de guardarnos a consumirnos en nuestras preocupaciones.

Recuerden que es fundamental compartir nuestros sentimientos si no queremos presentar padecimientos después de esta crisis de miedo y aislamiento.Me parece que la coyuntura que estamos teniendo el privilegio de presenciar nos invita a tomar decisiones en conciencia.

Es hora de pensar en un bienestar colectivo y dejar de pensar solo en nosotros.

¡Hagamos el ejercicio y que la vida nos sorprenda con lo bueno que viene!