espaciodestacada

Por Fanny Carrillo

Justo afuera del Museo del Papalote, antes de entrar por sus puertas, te recibe una gran pirámide invertida hecha de acero inoxidable de la cual cuelgan varios columpios ocupados por niños y adultos. Es la nueva pieza del artista Luciano Matus quien, en esta ocasión, se decide a materializar una idea que llevaba tiempo cocinando: hacer una escultura para espacios públicos con fines utilitarios.

La obra mide 5 x 5 metros y está orientada conforme a los puntos cardinales, en evocación a las pirámides arqueológicas de nuestro país. Su propósito es lograr que tanto los niños como los adultos se apropien de ella y la usen para jugar, como centro de reunión, para hacer actividades al aire libre y con cualquier otro fin que ellos quieran darle. Es un espacio para divertirse, para conocerse, para convivir. Además, cuenta con un sistema de recolección de agua pluvial e iluminación por medio de energía solar, lo que la convierte en sustentable.

Esta escultura se inauguró hace dos semanas —la idea es que haga una itinerancia tanto dentro del Bosque de Chapultepec como en otras ciudades— contando con la presencia del artista, de Lolita Béistegui, directora del Museo del Niño y de una gran cantidad de amigos con interés todos por el arte y la cultura, como Viviana Kuri, Ana Elena Mallet, Isaac Broid, Lucio Usobiaga, Carmen Serra, Guillermo Escaip Sergio Raúl Arroyo, Ana Paula O’Farrill, Juan José Acevedo y muchos más. Después, la fiesta siguió en la increíble terraza de Polanco que está arriba del showroom de Juanjo Acevedo.

-R,

#reginatelocuentamejor