¿Qué agradecer en el 2020?

A pesar de que todo el mundo hemos padecido el encierro y sus consecuencias durante la mayor parte del año, esto nos ha significado un tiempo de reflexión y de replanteamiento de nuestras vidas y no de una manera negativa. Es por esto que, en el mes de noviembre vale la pena enumerar las muchas formas en las que este 2020 nos ha enseñado que contamos con más fortuna de lo que nos permitimos reconocer. Aquí algunos agradecimientos que a veces pasamos por alto:

  1. Agradecimiento por nuestra familia. Ya sea que hayamos perdido a algún familiar o que alguien de ellos se haya enfermado y haya salido adelante con dificultades, es importante reconocer que este año todos hemos revalorado la fuerza de la unión familiar.
  2. Agradecimiento por nuestros amigos. Ha sido un año revelador en cuanto a las verdaderas amistades. Hemos descubierto con quiénes contamos para toda la vida y quiénes forman parte de nuestro grupo de personas más cercanas. No es cualquier cosa.
  3. Agradecimiento por nuestros compañeros de vida. No importa si es un(a) esposo(a), una mascota, un amigo, un compañero de cuarto, agradezcamos que tenemos compañía y alguien a quien querer y darle cariño. El contacto físico siempre es importante.
  4. Agradecimiento por nuestra salud. No solamente la salud física que se ha visto por demás afectada en todos, sino también la salud mental. Si en algún momento nos sentimos afectados, con miedo, a punto de explotar, de mal humor, tristes o deprimidos y hemos logrado sobrellevar la situación, es importante reconocer que somos muy afortunados. No todos lo logran con éxito.
  5. Agradecimiento por nuestro trabajo. El permanecer encerrados en nuestras casas nos ha hecho apreciar lo importante y sano que es contar con un trabajo y un lugar a dónde ir diariamente para desarrollarnos tanto profesional como mentalmente, además de que nos hace apreciar la convivencia con otras personas ajenas a nosotros. El ocio y la soledad no son buenos compañeros.
  6. Agradecimiento por tener un techo. Como nunca antes, hemos estado entre las cuatro paredes de nuestras casas y esto nos hace apreciar todo lo que tenemos en ellas: comodidad, bienestar, comida, libros, cosas que nos gustan, plantas, etc. Ya sea que tengamos un espacio grande o chico, es necesario dar las gracias por tener la suerte de contar con él.
  7. Agradecimiento por tener tiempo. Casi siempre, nuestras vidas diarias corren con prisa. Este año no. Hemos tenido tiempo para hacer lo que nos gusta, lo que tenemos que hacer y además, para disfrutar momentos extra y pasarlos con quienes queremos en paz, sin carreras. Quizá no volvamos a contar con este privilegio.

Lee también: El arte de agradecer

El 2020 nos deja grandes lecciones, la primera es que lo material sale sobrando si nos detenemos a pensar en lo que realmente hace que nuestras vidas valgan: los lazos que creamos con los demás y que nos permiten pasar por momentos alegres, tristes, complicados, pero siempre acompañados.

Nunca está de más agradecer que estamos vivos y que la vida nos pone enfrente una segunda oportunidad de recuperar o crear lazos verdaderos y fuertes con otras personas, que quizá no haya otro momento más revelador que ahora de lo que significa “ser humano” y que de aquí en adelante ojalá aprendamos y logramos ver nuestras vidas desde una perspectiva más consciente y con mejores valores.

#ReginaTeLoCuentaMejor