Se fueron mis hijos con su padre unos días,

Pues él se va fuera de México – a trabajar – por muchos meses.

Así que ayer empacamos mochilas, y off they went.

Estar sola en casa ya me resulta extraño, el silencio reina, así como el tiempo para mi – y mi pinche mente – que lleva desde el sábado en un loop monotemático: 

¿Por qué la gente miente tanto?

Una de las cosas que más odio en la vida es la mentira y muy pegada a ella, la cabrona infidelidad.

Todos hemos pecado de ser infieles en algún momento de nuestra vida, pero a los pinches hombres de esta ciudad, me cae que se les va la mano.

Mi pareja dice que todos los hombres del mundo son infieles, yo digo que no,

yo digo que se les da de maravilla a los mexicanos.

El me responde, “yo viví fuera y también allá en Canadá se da”

Yo le respondo, “camp no cuenta, ni tampoco un internado a los 16 años”

Yo si viví fuera de aquí durante 18 años, en edad adulta, y allá no me tocó verlo de este modo.

Y he aquí mi primera pregunta, 

¿creen que todos los hombres, en todos los lugares del mundo, son infieles y machos?, 

Yo digo qué en China, Japón, Italia y España, es muy “a la mexicana”, 

pero en lugares como Alemania, Dinamarca e Islandia ¿será tanto?, 

tengo mis dudas.

Aquí en México casi hay que andar como el chango de los ojos tapados, oídos tapados y boca tapada, para no enterarte.

Y tener esa información y no dársela a quien corresponde, si se trata de alguien cercano, ¿se vale?

Esa es la segunda pregunta,

Si te cachas al marido de tu amiga, ¿se lo dices o te lo tragas?

Hay muchísimas mujeres que optan por callar.

¿Lo hacen por ayudar, lo hacen por no meterse en problemas, o lo hacen porque son huevonas emocionales que no quieren lidiar con esa carga?

El cinismo reina, 

los machitos no invitan a sus comidas o weekends de cuates – a sus mujeres – porqué “es de puros gueyes”, pero eso sí, si se encuentran unas “nuevas mujeres”, ellas sí están invitadas.

¿Por qué las mujeres aguantamos eso?

¿Por qué como sociedad seguimos aceptando que así son las cosas?

¿Quién se cree esa teoría imbécil de que el hombre tiene instintos distintos a los de la mujer?

Esas serían otras tres preguntas.

No crean que ando así porque me acaban de poner el cuerno, 

la verdad es qué si eso fuera el caso, hoy no estaría escribiendo, estaría cometiendo un acto violento. Y mi novio estaría buscando sus dientes en el parque Lincoln.

Lee también: ¿Cómo vive Sofia Aguilar los corona-blues?

Simplemente, como ando pensando en el tema, me resulta interesante escuchar las opiniones de otras mujeres respecto al mismo. 

Pues es 2020, y no se vale seguir pensando que las cosas son como eran en 1950.

Y “el monotema” – lamentablemente lo traigo encima – porque algunos recuerdos en épocas de #covid 

son como muertos reviviendo, 

nadie los invitó, 

pero ellos llegan.

Yo ya quiero que se acabe esta pandemia, 

para regresar a vivir el presente y no tener tiempo de que los “archivos viejos” se comiencen a desordenar.

Esto de los muertos me hace pensar en algo más,

Mi cumpleaños que me está acechando,

2 de nov…

Bruja desde siempre,

Así que “aguas cabrones los estoy viendo en mi bola de cristal…”#coviddiaries