Tanto Abelardo Marcondes como yo, Luisa Serna, somos amantes de la aventura y de recorrer lugares.

Cuando surgió la idea de ir en una muy potente y hermosa camioneta híbrida de Lincoln, la Aviator Grand Touring a la ciudad de Puebla no dudamos en aceptar. Pues Puebla es uno de los lugares en México con más historia.

Además, recorrer la carretera en un vehículo con estas características se antojó desde el principio.

Lee también: HISTORIA Y TRADICIÓN: INICIATIVA ‘VIVE MÉXICO’ TOMA PUEBLA

Y vaya que cumplió y superó las expectativas.

Abe sabe manejar muy bien así que yo me relaje y me dedique a disfrutar el trayecto cómodamente y es que, al ser turbo, realmente parecía que volamos.

Al llegar al Hotel La Purificadora, nos recibieron de maravilla.

Salimos rumbo al Museo Amparo que nos dejó impresionados. A pocos días de re abrir, lo tienen impecable.

Ramiro Martínez el director, nos dio el recorrido por las diversas salas y nos mostró el arte, desde contemporáneo hasta sacro. 

¡Que importante cantidad de arte pre hispánico tienen!

Me encantó el mural que tienen realizado por unos artistas recientemente.

Al salir a la terraza, sin duda es la mejor vista de la ciudad.

En momentos así es cuando captas lo cerca que está Puebla de la Ciudad de México, lo mucho que ofrece y que vale la pena visitarla más seguido. No solo por su cultura sino por su gastronomía también.

De ahí nos dirigimos a comer al restaurante Augurio, también en el centro y ¡que delicia! 

Restaurante Augurio
Croquetas de plátano macho con mole
Huazontle relleno de queso de cabra

Instagram: @vivemexico20s

-R,

#ReginaTeLoCuentaMejor