Hoy quiero escribir este mensaje con el único objetivo de intentar crear una conciencia. No me interesa llamar la atención ni recibir likes.

Hace unos meses yo pensaba que el coronavirus no era tan grave. Salía a trabajar, iba a restaurantes, pedas y a bodas. Creyendo que este virus nunca iba a tocar a mi familia. De hecho mis amigos riéndose me apodaron Mr. Coronavirus porque salía tanto que creían que yo iba a contagiar a todos.

Tristemente esas risas hoy se han convertido en lágrimas y frustración. Mi hermano está en el hospital muy delicado luchando por sobrevivir.

Esto sí, ¡y no es una broma! La vida no se puede parar por una pandemia. Yo más que nadie entiende la frustración de no poder una “VIDA NORMAL”.

Salgan a trabajar, intenten hacer su vida lo mejor posible. Pero dejemos de ser egoístas y cuiden a las personas que están a su alrededor y a ustedes mismos.

Evitemos ir a bodas, pedas y reuniones con mucha gente. Es triste darse cuenta del daño que podemos hacer por tomar una mala decisión.

Lee también: ¿Qué nos espera para el otoño con el Coronavirus?

Yo también creía que por ser joven y sano no me iba a tocar y desgraciadamente he tenido que aprender mucho de mala manera.

Este virus no discrimina género, edad, religión o condición física.

Mi propósito con este mensaje es intentar que juntos como sociedad seamos más responsables. Cuídense y cuiden no solo a sus seres queridos, también a la gente que conocen.

Oscar Perez Gaistman