Tenemos terror a estar aislados, a pasar tiempo en solitario, porque estamos acostumbrados a distraer la mente con el trabajo, amigos, Internet, etc. Así que, la mayoría del tiempo, estamos haciendo algo. Pero ha llegado el tiempo de estar contigo misma, ¿qué tan malo podría ser?

Nadie nos enseñó a prepararnos para enfrentar nuestros pensamientos en soledad, para sincronizar con nuestro propósito.

Creemos que no es justo lo que está pasando a nivel mundial, pero es quizá, ahí donde nos equivocamos.

Nos aterra la muerte, perder a nuestros seres queridos, no tener trabajo, pero como seres humanos, tenemos un riesgo de tener todo y perderlo todo de un día para otro, de un momento a otro.

No te refugies en las redes sociales, no actúes desde el miedo, no desperdicies tu tiempo en lastimar tu cuerpo con comida chatarra, fumando, tomando alcohol, generando pensamientos tóxicos, teniendo relaciones destructivas, porque de alguna forma, ya estabas quebrando un código de fidelidad contigo misma si hacías cualquiera de estos hábitos.

Se trata de ser congruente con lo que eres y con lo que piensas.

Estar en aislamiento te permite conocerte lo quieras o no. No importa cuántas series veas, cuánto te duermas o las horas que pases viendo tu teléfono. En algún momento de esas 24 horas, ahí está: tu ser. Esperando a sincronizar contigo.

No evites lo que ya está hecho. Dejar el apego a las cosas, a la gente y al trabajo, te hará replantearte hacia dónde va ese barco que tú diriges.

Ahora hay marea alta. Busca mantener la calma. 

Who I Am?

Te reto hoy a que en un cuaderno profesional escribas una hoja completa de ti.

¿Quién eres? ¿Podrías describirte en una hoja por el derecho y por el revés?… Averígualo y compártenos tu experiencia.

Es revelador saber quiénes somos, pero pocas veces lo tenemos claro.

Ya eres valiosa por el simple hecho de estar aquí. Aprécialo. 🙏🏻✨

pero ¿cuántas veces nos hemos perdido nosotros mismos?

 

Por: Élida Alvarado
@paniclips

#ReginaTeLoCuentaMejor