El atractivo y muy talentoso actor irlandés, Jonathan Rhys Meyers fue detenido el domingo pasado en Malibu, California.

Al parecer, la policía se dio cuenta de que algo andaba mal pues el auto de Rhys Meyers chocó solo.

Al llegar al lugar de los hechos, los oficiales le administraron un examen al actor  para saber si estaba intoxicado, mismo que no pasó y fue detenido.

Unas horas después y tras pagar la fianza de $5,000 usd, el actor fue puesto en libertad.

Lee también: LA VERDAD SOBRE EIZA Y THIMOTHÉE CHALAMET

Jonathan, de 43 años, actor de la serie Los Tudor y películas como Match Point y Elvis, tiene una historia con problemas ocasionados por el alcohol y ha platicado sobre la dura batalla que ha enfrentado con esta adicción, así como del tiempo que ha pasado en clínicas buscando recuperarse.

“Mi problema con el alcohol es hereditario. No es alcoholismo sino una alergia al alcohol cada vez que tomo. Cuando paro, nunca pienso en él otra vez”.

Rhys Meyers está casado con la también actriz Mara Lane, quien ha sido su apoyo desde 2016. 

Son padres de un hijo, Wolf de 3 años.

Mara es activa en redes sociales y le gusta poner imágenes positivas de su esposo en donde muestra su proceso para estar mejor tanto física como emocionalmente.

La familia vive en Malibu y acuden a la iglesia local, en donde al parecer, Jonathan había encontrado paz haciendo yoga al aire libre, jugando fútbol y enseñando a nadar a su hijo.

Rhys Meyers lleva luchando contra sus adicciones desde hace 13 años, llegando incluso a estar en 3 clínicas en un año.

En 2009 lo arrestaron en el aeropuerto Charles de Gaulle de Paris; el año siguiente fue corrido “de por vida” de la línea aérea United Airlines por portarse agresivo mientras estaba intoxicado en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York.

En el 2018 tuvo un problema en el aeropuerto de Los Ángeles por discutir en pleno vuelo con su esposa cuando venían de regreso de Perú, después de un tratamiento holistico  para ayudarlo en sus temas de control de ira.

Mientras es claro que los aeropuertos detonan algo en él, Rhys Meyers ha comentado:

“Los aeropuertos son un lugar difícil. Te tienen ahí sentado por horas sin poder fumar y rodeado de alcohol. Esa no es excusa, nunca hay una excusa para que yo beba; sin embargo hay aspectos que te vuelven vulnerable y en mi caso este es un detonante.” 

Jonathan aún no ha comentado nada sobre su más reciente detención.  Sin embargo deberá presentarse a juicio en febrero.

Deseamos que el actor, cuya ascendente carrera se ha visto dañada por estos temas, pueda encontrar la paz, el apoyo y ayuda que le funcione y así retomar su vida de la mejor manera.

-R,

#ReginaTeLoCuentaMejor